Las autoridades dominicanas entregaron el lunes a Panamá a un sospechoso de la matanza de al menos cinco chinos la nación centroamericana.

El director de investigación judicial de la policía panameña, Manuel Moreno, recibió a Fermín Antonio Taveras Ramírez en el aeropuerto internacional de Santo Domingo para trasladarlo en un vuelo comercial a la capital panameña, informó el jefe de la policía internacional (Interpol) en República Dominicana, Rafael Sarita.

Taveras Ramírez, de 41 años, está acusado en Panamá de haber participado en el secuestro y asesinato de 3 hombres y 2 mujeres de origen chino entre octubre de 2010 y septiembre de 2011.

Gisela Cueto, procuradora dominicana encargada de las extradiciones, precisó el viernes que de acuerdo con el expediente, al menos una de las mujeres fue sepultada viva en la casa que alquilaba Taveras Ramírez en La Chorrera, un poblado a 40 kilómetros al oeste de ciudad de Panamá.

La funcionaria detalló que Taveras Ramírez y sus cómplices supuestamente secuestraban a hijos de comerciantes chinos, para exigir a cambio de su liberación rescates de más de 100.000 dólares.

El sospechoso fue detenido el 17 de noviembre en el poblado de Andrés Boca Chica, 35 kilómetros al oriente de Santo Domingo, luego que había permanecido prófugo desde mediados de septiembre, cuando la policía panameña descubrió los cadáveres.

Tras su arresto, Taveras Ramírez firmó su extradición voluntaria en lugar de esperar a que la Suprema Corte de Justicia decidiera mediante juicio si había elementos suficientes para enviarlo a Panamá.

El hombre aseguró ante la corte que prefería ser extraditado para demostrar su inocencia ante los tribunales de Panamá.

Taveras Ramírez también portaba documentos con la identidad de Angel Betancourt, se había borrado mediante cirugía las huellas dactilares y se aclaró el cabello.

Además de Taveras Ramírez, otro dominicano identificado como Alcibíades Méndez, alias "José Celular", y un panameño están detenidos en Panamá acusados de los secuestros y homicidios.