El encarcelado director de un semanario que inició una huelga de hambre hace más de una semana para protestar contra lo que llama acoso político por parte de los aliados del presidente Hugo Chávez fue puesto en libertad el lunes y hospitalizado.

Luego de su liberación, Leocenis García fue internado en una clínica privada. La televisora local Globovisión transmitió imágenes de García alzando un puño al aire mientras yacía en una camilla e ingresaba a la Clínica Vista Califronia.

El abogado de García Pedro Aranguren dijo que un juez ordenó la puesta en libertad de su cliente. María Lucía García dijo que su hermano padecía intensos dolores estomacales, por lo que tenía que ser hospitalizado.

Los cargos contra García — "vilipendio a funcionario público" e "instigación pública al odio" — no han sido retirados, dijo Aranguren.

"Por una opinión periodística se le sometió a prisión injustamente", dijo Aranguren a la cadena Globovisión.

García ha estado detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) de Venezuela, desde que se entregó a las autoridades el 30 de agosto cuando enfrentaba una investigación por un fotomontaje que enfureció a aliados influyentes de Chávez.

García insiste en que es inocente. Las autoridades transfirieron al director, que inició una huelga de hambre hace 13 días para demandar el retiro de los cargos, a un hospital militar el fin de semana, presuntamente como medida preventiva para proteger su salud.

Una orden para el arresto de García fue emitida luego que el semanario publicase un fotomontaje titulado "Mujeres de Chávez en el poder", que mostraba a la presidenta de la Corte Suprema, la jefa de la comisión electoral y otras cuatro importantes funcionarias como bailarinas de cabaret, con faldas cortas y tacones altos.

Un artículo acompañante insinuaba que varios altos funcionarios en oficinas independientes se habían vuelto subordinados de Chávez.

El caso de García ha atraído la atención de opositores de Chávez y organizaciones defensoras de la libertad de prensa, que han demandado la inmediata excarcelación del director.

Reporteros Sin Fronteras condenó los cargos penales presentados contra García, diciendo que fueron parte de una vasta campaña del gobierno de Chávez para amordazar a sus críticos. El grupo con sede en París también puso en entredicho la validez de los cargos que enfrenta García.

Chávez niega atacar a sus detractores en los medios de comunicación, haciendo notar que muchos periódicos, al igual que radiodifusoras y televisoras, son muy críticos de su gobierno y que algunos lo insultan y se burlan de él abiertamente.

María Lucía García agradeció a Reporteros sin Fronteras, junto con políticos de la oposición y representantes de la Iglesia católica por pedir a las autoridades la liberación de su hermano.

___

Christopher Toothaker está en Twitter como: http://twitter.com/ctoothaker