Centroamérica necesita concentrar sus objetivos en combatir la desnutrición infantil crónica, debido a que es una problemática "crítica" en la región, dijo a Efe una experta del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

"Centroamérica está en una situación crítica en relación a la desnutrición crónica porque (son) países de renta media", dijo Dorte Ellehammer, representante del PMA en este país, en el marco de la presentación del "Mapa del Hambre, El Salvador 2011", que detalla el porcentaje de desnutrición en los municipios.

Por lo tanto, los países de la región necesitan "trabajar mucho más focalizados" para combatir esta problemática, es decir que deben trabajar directamente con la población afectada, especialmente los "niños menores de cinco años y mujeres embarazadas", para impedir que más infantes nazcan con desnutrición, agregó.

"Hay que tener claro que no es una intervención de un mes, dos meses", destacó, al tiempo que enfatizó que es necesario "tener programas nacionales que realmente estén focalizados y (darles) un seguimiento (...) para evitar que crezca el problema y para acabarlo".

Ellehammer destacó que Guatemala es el país con "peores índices de desnutrición" en la región.

En promedio en Guatemala el 49 % de los niños sufren de desnutrición, mientras que en Nicaragua el 21 % padece de esa enfermedad, en Honduras el 29 % y en El Salvador el 19,2 %, según datos del PMA.

Ellehammer destacó que aunque El Salvador tiene un promedio nacional de desnutrición relativamente menor al resto de países de la región, eso no significa que no sea "alarmante", pues para el PMA "no importa cuál sea el porcentaje", precisó.

El mapa reveló que en el país existe muchos municipios que sobrepasan el nivel promedio de desnutrición, y que incluso hay siete, de diferente zonas del país, cuyo porcentaje oscila entre el 38,3 % y 48,6 %.

De los 262 municipios de El Salvador 118 están dentro del grupo de desnutrición "media", 28 en "alta" y siete en desnutrición "muy alta", y el resto aparecen en el grupo de "baja" y "muy baja".

"Este mapa es un indicador de que si hay problemas en esos municipios", expresó Ellehammer.

Agregó que "si hay desnutrición en el grupo de los niños, es un indicador de que hay hambre en las familias", aunque aclaró que no hay hambruna en el país, sino "inseguridad alimentaria".

Se calcula que sólo en el área rural de este país centroamericano "el 25 % de la población está en estado de inseguridad alimentaria", detalló el oficial de programas del PMA en el país, Elbyn Ramírez, durante la presentación del mapa.

Aclaró que ese 25 % "puede haberse elevado hasta un 40 %", después de los daños ocasionados por el temporal de lluvias que afectó al país a mediados de octubre y causó 34 muertos y miles de damnificados.