El canciller brasileño Antonio Patriota manifestó el lunes su apoyo al nombramiento de un relator especial de la ONU para los derechos humanos en Irán e instó a Teherán a admitirlo en su territorio.

El Alto Comisionado de los Derechos Humanos de la ONU ha manifestado su preocupación por la represión de minorías étnicas y religiosas en Irán, así como el elevado número de ejecuciones en ese país, por lo que ha planteado el envío de un relator especial.

"Estamos a favor de un relator especial de la Comisión de Derechos Humanos para Irán e instamos a Irán a recibir el relator y cooperar con él", declaró Patriota a periodistas tras un encuentro con su colega uruguayo Luis Almagro.

Las normas de la ONU requieren que el país a ser investigado acepte la presencia del relator en su territorio para que pueda realizar su labor. Sin esa autorización no puede ingresar al territorio del país objeto de análisis.

Brasil se ha posicionado en el pasado a favor del derecho iraní a desarrollar programas nucleares siempre que tengan fines pacíficos, incluso en momentos que el Consejo de Seguridad de la ONU votó para sancionar a Teherán por sospechas de que su programa de energía atómica pueda servir para desarrollar armas nucleares.

Patriota también pidió al gobierno iraní cooperar con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) "para aclarar las dudas que existen sobre su uso de la energía nuclear".

La AIEA ha recogido imágenes satelitales que revelan un incremento de la actividad en una planta nuclear iraní que la agencia sospecha abriga una planta secreta de armas atómicas.