Brasil multó el lunes a la empresa estadounidense Chevron en casi 28 millones de dólares por daños ambientales causados por un derrame petrolero en el litoral, y dejó abierta la puerta para otras sanciones por considerar que la compañía omitió información sobre el accidente y no estaba preparada para enfrentarlo.

La ministra del Medio Ambiente, Izabella Teixeira, afirmó que el gobierno aplicó la multa con base en la ley de crímenes ambientales y exigió a Chevron presentar un informe sobre el cumplimiento de las condiciones de la licencia ambiental para explotar el pozo petrolero Frade, en el litoral de Rio de Janeiro.

"Con base en esa información que la empresa proporcione y la investigación que se realizará para determinar si la empresa cumplió con las normas de la licencia ambiental, podría haber nuevas multas", declaró Teixeira tras discutir el caso con la presidenta Dilma Rousseff, el ministro de Minas y Energía Edison Lobao y el presidente de la Agencia Nacional de Petróleo (ANP), Haroldo Lima.

Lima acotó que se detectaron al menos otras dos irregularidades en la actuación de la empresa en el pozo situado a 370 kilómetros del litoral: una por falta de información adecuada que la empresa proporcionó a la ANP y otra por no estar equipada para contener el derrame, que comenzó el 7 de noviembre.

"La ANP no fue tratada correctamente por la concesionaria (Chevron), las informaciones no fueron presentadas oportunamente y el equipo necesario (para contener el derrame) no estaba disponible cuando nosotros creíamos que estaban preparados para enfrentar el accidente", se quejó Lima.

Indicó que cada una de esas dos faltas podrían acarrear sendas multas por 28 millones de dólares para la empresa.

"El cumplimiento de las mejores prácticas en materia de petróleo por parte de la empresa está dejando mucho que desear", manifestó Lima.

La ANP dice que más de 416.000 litros (110.000 galones) de crudo se han derramado en el fondo oceánico desde el 7 de noviembre.

El jefe de operaciones de Chevron en Brasil, George Buck, dijo que el derrame ocurrió porque Chevron subestimó la presión en una reserva submarina de petróleo cuando estaba perforando.

Lima indicó que de 28 puntos de fuga detectados en el pozo, todos han sido controlados con excepción de uno que tiene una fuga mínima de petróleo, por lo que consideró que la situación se encuentra "bajo control".

El director de la ANP no quiso indicar si se prohibiría la operación de Chevron en Brasil, pero reconoció que el accidente y la respuesta al derrame podría complicar sus aspiraciones de participar de la explotación de las masivas reservas de petróleo en aguas profundas de Brasil.

Cálculos extraoficiales indican que el país podría tener entre 55.000 y 80.000 millones de barriles de crudo en las reservas marítimas denominadas pre-sal, por estar situadas a 7.000 metros bajo la superficie marítima, debajo de una capa de sal corrosiva.