Aaron Rodgers falló algunos lanzamientos más de los que acostumbra, e incluso sufrió una intercepción con el resultado aún en duda.

Simplemente, el domingo no estaba en su mejor forma contra los Buccaneers de Tampa Bay, hasta que se vio obligado a estarlo.

Con los Packers aferrándose a una ventaja de dos puntos y tratando de protegerse de un repunte de último momento, Rodgers realizó un pase para anotación de 40 yardas a Jordy Nelson cuando restaban 2:55 minutos de juego y los Packers sobrevivieron a un susto por parte de los Buccaneers para derrotarlos por 35-26.

Con marca de 10-0 rumbo al juego del Día de Acción de Gracias en Detroit, los Packers se mantuvieron invictos, aún cuando su quarterback salió del estadio habiendo esperado mucho más de sí mismo. Rodgers lanzó para ganancia de 299 yardas y tres anotaciones, incluidas un par de Nelson, pero no estaba contento con la forma en que jugó.

"Simplemente estoy frustrado", comentó Rodgers. "No lancé la bola muy bien. En este momento no estoy tratando de ser ridículamente humilde, sólo estoy frustrado. Hoy el balón no estuvo saliendo de la forma en que quería", agregó.

La defensiva de los Packers también tuvo problemas para detener al quarterback Josh Freeman y para derribar al running back LeGarrette Blount, entregando al entrenador en jefe de los Packers Mike McCarthy tantos errores para señalar camino al que será un enfrentamiento promocionado con mayor exageración ante los Lions.

"Pienso que fue grandioso para nosotros", señaló McCarthy. "La adversidad es inspiradora. Nos estamos preparando para jugar un gran encuentro en televisión nacional el Día de Acción de Gracias, y la adversidad (ofrece) situaciones provechosas de las cuales aprender. Especialmente cuando se superan", añadió.

Freeman lanzó para ganancia de 342 yardas con dos touchdowns y dos intercepciones por los Buccaneers (4-6), quienes han perdido cuatro juegos consecutivos, pero no renunciaron ante los campeones reinantes del Super Bowl.

Blount ganó 107 yardas por tierra para Tampa Bay, incluida una carrera de 54 yardas para anotación en el segundo cuarto en la que rompió al menos seis tacleadas.

Tampa Bay fue castigado nueve veces para una pérdida total de 55 yardas, pero el entrenador en jefe de los Buccaneers Raheem Morris no lo utilizó como pretexto.

"Los castigos son lo que son, son decisiones de juicio y el juicio fue en contra nuestra en muchas ocasiones", comentó Morris. "Es lo que es", señaló.

En Baltimore, una actuación inusual de la defensiva de los locales Ravens fue compensada por una salida inusualmente efectiva de Joe Flacco y de la frecuentemente criticada ofensiva del equipo.

Flacco lanzó para avance de 270 yardas y dos touchdowns, el novato Torrey Smith tuvo seis recepciones para avance de 165 yardas, y Baltimore se movió al primer lugar de la División Norte de la Conferencia Americana con una angustiosa victoria de 31-24 sobre los Bengals de Cincinnati.

Jugando sin su linebacker central Ray Lewis por primera vez en 58 juegos, los Ravens (7-3) casi desperdiciaron una ventaja de 17 puntos en los últimos 14 minutos, cedieron 483 yardas y permitieron al quarterback novato Andy Dalton lanzar para ganancia de 373 yardas.

Pero Baltimore obtuvo 104 yardas por tierra y dos touchdowns por parte de Ray Rice, y la defensiva realizó grandes jugadas cuando más se requerían. Cuando Rice fue detenido en tercera oportunidad y una yarda por avanzar con sólo dos minutos por jugar, permaneció confiado.

"Simplemente vi el reloj y dije, 'nuestra defensiva hará el trabajo''', recordó. "Esa es la fe que tengo en nuestros chicos", comentó.

En otros resultados de la jornada, Oakland venció a Minnesota por 27-21; Detroit 49, Carolina 35; Dallas 27, Washington 24, en tiempo extra; Cleveland 14, Jacksonville 10; Baltimore 31, Cincinnati 24; Miami 35, Buffalo 8; San Francisco 23, Arizona 7; Seattle 24, San Luis 7; Chicago 31, San Diego 20; Atlanta 23, Tenesí 17; y Filadelfia 17-10 a Giants de Nueva York.