La misión australiana de entrenamiento militar en Afganistán se podría terminar antes de la fecha límite de 2014, señaló el lunes la primera ministra Julia Gillard.

Sus comentarios se producen después de que un comandante del ejército afgano dijo a un diario que las tropas australianas deberían retirarse de inmediato.

El discurso de Gillard ante el Parlamento plantea la posibilidad de que la retirada de las tropas australianas comience en los próximos tres años.

Gillard dijo que su gobierno no tenía un cronograma para el objetivo principal del ejército australiano de entrenar una brigada del Ejército Nacional Afgano para que asuma la responsabilidad de la seguridad en la provincia de Uruzgan.

"Pero dados los avances que vemos ahora, es muy posible que se complete antes de finales de 2014", dijo.

El comandante de las tropas afganas que son entrenadas por los australianos, el general Mohammed Zafar Khan, dijo al periódico The Age en una entrevista publicada el lunes que los mentores se deberían ir de inmediato y dejar equipos modernos, incluyendo detectores de minas, gafas de visión nocturna y helicópteros de evacuación médica.

"Tres años es demasiado tiempo para que los australianos permanezcan aquí", dijo Zafar al periódico a través de un intérprete en su cuartel general de Tarin Kowt, en Uruzgan.

Zafar no pudo ser contactado de inmediato por The Associated Press el lunes para solicitar sus comentarios.

Australia tiene 1.550 soldados en Afganistán, la mayor fuerza proporcionada por cualquier país que no sea miembro de la OTAN. En el conflicto han muerto 32 uniformados australianos.

El despliegue militar de Australia en Afganistán conserva apoyo político bipartidista, pero las encuestas de opinión muestran que la popularidad del compromiso entre la opinión pública australiana está cayendo en picada por el creciente número de víctimas.