Con goles de Maxi Rodríguez y Glen Johnson, Liverpool consiguió el domingo una resonante victoria 2-1 en el feudo de Chelsea para acercarse a los puestos de vanguardia de la Liga Premier inglesa.

Johnson le dio la victoria a Liverpool con un estupendo gol a tres minutos del final. En una gran carrera, el lateral derecho inglés se escapó por la banda, burló la marca de Ashley Cole y definió dentro del área con un remate rasante, pegado al ángulo.

El argentino Maxi, en su primer partido como titular en la temporada, adelantó a Liverpool a los 33 minutos. Pero Daniel Sturridge niveló diez minutos después de haber ingresado como suplente tras el descanso.

Chelsea encajó una segunda derrota seguida en su estadio Stamford Bridge, algo que no ocurría desde 2002.

Además, la tercera derrota de Chelsea en cuatro partidos rezagó al club de Londres, ahora a 12 puntos del líder Manchester City.

Se trata de un panorama que puede poner en la cuerda floja a Andre Villas-Boas, el joven técnico de Chelsea, si se considera que el dueño Roman Abramovich ha demostrado en el pasado que no tiene mucha paciencia.

"La situación en la liga no es buena para nosotros, pero tampoco imposible de revertir", dijo Villas-Boas.

Liverpool, en tanto, subió al sexto lugar, empatado en unidades con el cuarto Chelsea y el quinto Tottenham, y por encima de Arsenal.

El gol de Johnson cayó justo cuando Chelsea se mostraba más incisivo.

"Una gran definición por parte de Glen", dijo el técnico de Liverpool Kenny Dalglish. "No sabía qué andaba haciendo al frente, pero fue una gran definición".

"Glen se lanzó al ataque a los 87 minutos. Es un lateral derecho. Eso te muestra las ganas que tenía para este partido", añadió Dalglish. Johnson estuvo en Chelsea entre 2003-07.

Chelsea, Liverpool y Arsenal acumulan 22 puntos, al igual que Tottenham, que tiene dos partidos pendientes, incluyendo el que disputará el lunes en casa ante Aston Villa.

Había mucha expectativa por ver jugar a Fernando Torres contra Liverpool, el club que en enero vendió al ariete español a Chelsea por 50 millones de libras (81 millones de dólares), una ficha récord en el fútbol británico.

Torres ingresó a los 84 por el inoperante Didier Drogba y tampoco aportó. Torres lleva anotados más goles con Liverpool (cuatro) que Chelsea (tres) en 2011.

Quien sí mostró peligro fue el uruguayo Luis Suárez, el reemplazo de Torres en Anfield. Suárez fue una pesadilla para la defensa de Chelsea al moverse por todas partes y participó en el gol de Maxi.

El argentino Rodríguez no había sido usado mucho por Dalglish esta temporada, aunque anotó siete goles, incluyendo un par de tripletas, en tres partidos en el cierre de la pasada temporada, en la que Liverpool quedó sexto.

Villas-Boas señaló que su puesto no corre riesgo, pero reconoció que la brecha que les separa del City es "preocupante".

"El dueño no pagó 15 millones de libras para sacarme de Porto y luego tener que pagar fortuna para sacarme de aquí", dijo Villas-Boas.