Los españoles acudieron el domingo a las urnas para elegir una nueva legislatura en medio de la peor crisis económica desde la guerra civil, con casi un 22% de desempleo y con la perspectiva de ser el tercer país de la eurozona que da la espalda al partido gobernante en otras tantas semanas.

Es muy probable que el líder del opositor Partido Popular, Mariano Rajoy, obtenga la mayoría absoluta en el Parlamento con una victoria abrumadora, aunque Rajoy ha dicho poco de su programa gubernamental contra el paro, las medidas de austeridad necesarias para salir de la crisis y reducir la galopante deuda soberana.

Una probable victoria de Rajoy, de 56 años, devolvería al Palacio de la Moncloa a los conservadores tras casi ocho años de gobierno socialista del presidente del gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

Zapatero legalizó el matrimonio homosexual y disparó el gasto social, pero su gestión económica ha sido especialmente criticada, tras negar en un principio la existencia misma de la crisis — llamando antipatriotas a quienes la mencionaran — ante la explosión de la burbuja del ladrillo que alimentó durante casi una década el crecimiento económico español.

La popularidad de Zapatero se desplomó a tal nivel que decidió no postularse a un tercer mandato, siendo reemplazado como candidato del partido por el ex ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba.

Al contrario que Italia y Grecia, que recientemente reemplazaron sus gobiernos por ministros tecnócratas para lidiar con la crisis, España seguramente será presidida por un político.

"Estoy preparado a hacer lo que quieran los españoles", dijo Rajoy tras votar el domingo.

Rubalcaba, de 60 años, pidió a sus bases que no permitan que la baja asistencia reduzca sus probabilidades. "Los próximos cuatro años serán muy importantes para nuestro futuro" dijo. "Las decisiones importantes que deben ser adoptadas deben ser tomadas por los ciudadanos, así que es importante votar".

Empero, un clima lluvioso y desapacible hizo que algunos centros de votación abrieran tarde y uno de ellas en el sur del país tuvo que ser trasladado debido a las inundaciones, dijo el vocero electoral Félix Monteira. Agregó que la asistencia a las urnas es inferior a los comicios de 2008.

Los españoles eligen a 350 miembros de la Cámara de los Dioutados y 208 senadores.