El gobierno español anunció el domingo que el conservador Partido Popular y su líder Mariano Rajoy son los ganadores de las elecciones generales.

El portavoz del gobierno, José Blanco, compareció en rueda de prensa para admitir la derrota socialista. Con el 80% de los votos escrutados, el PP sumaba 187 escaños de los 350 de la cámara baja, lo que permitirá a Rajoy gobernar en mayoría absoluta y en solitario.

El Partido Socialista, encabezado por Alfredo Pérez Rubalcaba, se hundía en 110 escaños, su peor resultado en la era democrática inaugurada tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.