Colombia afronta varios desafíos para alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la población afrodescendiente, que presenta una gran brecha con el resto de colombianos, según indicadores socioeconómicos revelados hoy en un informe de Naciones Unidas.

El politólogo y economista Gustavo de Roux, coordinador del documento divulgado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), destacó que la comunidad afrocolombiana, que según el último censo de 2005 supone el 10 % de la población, tiene el menor acceso a los derechos fundamentales consagrados en los ODM.

Para Fernando Herrera, coordinador del área Pobreza y Desarrollo Sostenible, erradicar la pobreza y el hambre en la población afrodescendiente es el objetivo "más complicado que tiene el país".

Y es que las diferencias en los indicadores que representan a los afrocolombianos y al resto de la población no étnica presentan alarmantes brechas que, como en el caso del índice de Calidad de Vida llegan a establecer una distancia de 10 puntos porcentuales.

Según cifras de un documento del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) de Colombia que cita el informe del PNUD, en los municipios que en 2005 tenían mayoría afro, la población con las necesidades básicas insatisfechas o pobre casi doblaba con un 43,1 % el del promedio nacional, de 27,8 %.

"El 60 por ciento de los afrocolombianos se encuentra en la pobreza", explicó Irina Marún, consultora senior de esa agencia en la presentación del estudio "Afrocolombianos frente a los ODM" a medios de prensa en Bogotá.

De esta manera, mientras el 60 % de los afrocolombianos son pobres y el 24,1 % se halla en la indigencia, las cifras para la población no étnica son del 54,1 % y 18,6 % respectivamente, lo que evidencia brechas de 5,9 y 5,5 puntos porcentuales.

En cuanto a la alimentación, el documento detectó un "panorama esperanzador en el conjunto nacional", pues en 2010 se logró un 3,4 % de desnutrición, cercano a la meta del 3 % que se fijó en los ODM para 2015.

Sin embargo, al comparar las regiones, el indicador de desnutrición para afrodescendientes ha empeorado en cuatro departamentos, entre ellos Chocó (noroeste), que concentra un 74 % de población afro, con 2,6 puntos por encima del promedio global de 28.

Además, el Chocó es uno de los departamentos más golpeados por la violencia del conflicto armado y el despojo de tierras, así como por la desatención de la educación, pues el 24 % de sus habitantes de zona rural son analfabetos.

"La mayor cantidad de desplazados en el país pertenece a la población afrocolombiana", agregó Marún.

Otro ámbito en el que la población afrodescendiente sale perdiendo es el de la discriminación a la mujer, que en la región del Pacífico presenta un nivel de violencia machista del 41,1 %, por encima del 37 % del promedio nacional debido probablemente a "la coyuntura de violencia" que allí se vive.

Sin embargo, a nivel nacional el informe prevé que Colombia "en términos generales va a cumplir", pues hay ODM como el de la promoción de la enseñanza básica que según Fernando Herrera, coordinador del área Pobreza y Desarrollo Sostenible, "está cerca de cumplirse".

El promedio nacional de cobertura en educación es del 86 % y en 2015 se espera llegar al 93 %, beneficiando indistintamente a niños y niñas de todo el país.

Colombia también presenta una evolución en indicadores de vacunación, salud, moralidad infantil y esperanza de vida al nacer, al tiempo que el informe admite el "rezago existente en la cobertura de agua y saneamiento básico en territorios con población afro y no afro".

Asimismo, detecta "enormes brechas" en la calidad de las viviendas de afrodescendientes y otros pobladores.

El informe titulado: "Los afrocolombianos frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio", que según el PNUD sirve de "monitoreo y seguimiento", será presentado al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, el próximo 24 de noviembre.