El exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi accede a que su sucesor en el cargo, Mario Monti, agote la actual legislatura hasta 2013 con su Ejecutivo de tecnócratas, aunque rechaza de plano la posibilidad de que el excomisario europeo se presente después a las elecciones.

En una entrevista que publica hoy el diario milanés "Corriere della Sera", Berlusconi asegura que apoyará al Gabinete de Monti a condición de que este no apruebe un impuesto sobre el patrimonio, y afirma que "en absoluto" desde Bruselas se pidió su dimisión, que se produjo el pasado 12 de noviembre tras constatar días antes la pérdida de la mayoría absoluta en la Cámara Baja.

"Monti tiene que llegar al 2013. Las medidas que tiene que llevar al Parlamento no son pocas, y los plazos y normas vigentes requieren de un período no muy breve. Así se completan los cinco años (de la legislatura) y después se va a los electores. Pero si Monti acomete medidas contra la línea de los partidos que lo apoyan, como para nosotros el impuesto del patrimonio, no podrá continuar", comenta.

"Le hemos pedido a él y a todos sus ministros que se comprometan públicamente a no presentarse como candidatos a las próximas elecciones", afirma Berlusconi, quien asegura que Monti le ha prometido ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano, que no concurrirá a los comicios.

Durante la semana que ha pasado desde su dimisión, el ex primer ministro, junto a su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), había insistido siempre en que Monti debía estar al frente del Ejecutivo italiano hasta que aprobara las reformas que exige Bruselas, para después convocar elecciones anticipadas.

Berlusconi, líder de la formación con mayor número de escaños en el Parlamento italiano, se muestra ahora dispuesto a dejar que el economista llegue al final de la legislatura, aceptando, incluso, la reintroducción del impuesto de bienes inmuebles a la primera casa.

El ex jefe del Ejecutivo italiano pide a su sucesor que se haga "promotor en Europa" de la transformación del Banco Central Europeo (BCE) en "garante de última instancia del euro" al estilo de la Reserva Federal estadounidense o el Banco de Inglaterra.

"Sin esta decisión no solo el euro corre peligro, sino todos los países europeos antes o después experimentarán en su propia piel los efectos de la especulación. Hemos pedido también el compromiso a revisar las normas de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) que sofocan a los bancos italianos", afirma "il Cavaliere".

Berlusconi reitera que el candidato de su partido a las próximas elecciones saldrá de unas primarias y considera que quien más papeletas tiene para ganarlas es el actual secretario general de la formación y exministro de Justicia, Angelino Alfano.

Sobre el hecho de que tanto la hasta ahora oposición de centroizquierda como su partido conservador apoyen a un mismo Gobierno, el ex primer ministro asegura que no dará lugar a "confesiones de identidad", pues la actual mayoría parlamentaria está impuesta por la emergencia económica y financiera.

Berlusconi cuenta con conservar en un futuro el apoyo del único partido que actualmente se encuentra en la oposición, la Liga Norte (sus socios de Gobierno estos años) y afirma que los escándalos sobre su vida privada son "falsedades" que han arruinado su imagen y en las que "han caído los periódicos extranjeros".

"Mi dimisión no ha sido pedida en absoluto por Europa. La crisis que estamos viviendo es la más grave desde 1929. El único escenario para superar este escenario de pesadilla era poner juntos a la mayoría y la oposición", afirma el ex primer ministro.

Según informa hoy el diario "La Repubblica", que cita fuentes del Ministerio de Economía, Monti pretende aumentar de nuevo el IVA en Italia (Berlusconi lo hizo este verano del 20 al 21 %) y reducir el impuesto sobre la renta de las personas físicas y el impuesto regional sobre las actividades productivas.