Manifestantes y trabajadores municipales bloquearon el lunes varios edificios de las empresas de electricidad en toda Grecia en protesta por un impuesto de emergencia impuesto a los bienes raíces, los cuales se cobran a través de las cuentas de electricidad.

Los integrantes del sindicato de trabajadores de electricidad cortaron el servicio al ministerio de Salud durante cuatro horas la semana pasada, y el lunes bloquearon el acceso al lugar donde se emiten las órdenes de corte de servicio.

Asimismo el lunes los trabajadores del transporte iban a realizar paralizaciones de labores de cuatro horas con el objeto de protestas por el recorte de personal, mientras que las farmacias cerraron en el área metropolitana de Atenas, exigiendo que las empresas de seguros estatales lleguen a un acuerdo sobre sus crecientes deudas.

Grecia ha impuesto drásticas medidas de austeridad a fin de asegurar la recepción de préstamos de rescate internacionales, sin los cuales se quedarían sin dinero para el 15 de diciembre.