El delantero holandés Robin van Persie volvió a ser hoy la pieza clave del Arsenal en la victoria frente al Norwich (1-2) y, con dos goles, elevó a los "gunners" al sexto puesto en la clasificación, empatados provisionalmente a 22 puntos con el Chelsea y el Tottenham.

El equipo del técnico Arsène Wenger se asienta con esta victoria en lo alto de la tabla de la Premier League, tras firmar uno de los peores inicios de temporada en su historia, que les llevó a rozar los puestos de descenso.

Tras la marcha de dos de las estrellas del Arsenal, el español Cesc Fàbregas y el francés Samir Nasri, Wenger ha necesitado dos meses para recomponer una plantilla que parece estar ahora saliendo del pozo gracias a Van Persie, en estado de gracia, que se coloca con once tantos como el máximo anotador de la liga.

Los "gunners" no se libraron esta tarde de sufrir en el estadio de Carrow Road, donde recibieron, en el minuto 16, el primer gol de la tarde, que marcó el galés Steve Morison.

A partir de ahí, los de Wenger trabajaron por una remontada que se inició apenas diez minutos después del gol de los locales, en el 26, con el primer tanto de Van Persie.

El holandés volvió a plasmar la superioridad del Arsenal sobre el terreno de juego en la segunda mitad, en el minuto 59, cuando envió el balón a la red para concluir una jugada iniciada en el centro del campo por el camerunés Alex Song y por galés Aaron Ramsey.