Seif al-Islam Gadafi — considerado el heredero de Moamar Gadafi — fue considerado durante mucho tiempo en Occidente como un reformista liberal, pero después apoyó con firmeza la represión brutal de su padre contra los rebeldes en los últimos días del régimen.

El segundo hijo de Moamar Gadafi, de 39 años, pasó a la clandestinidad cuando Trípoli cayó a finales de agosto ante las fuerzas revolucionarias y su paradero se desconocía incluso tras la captura y ejecución del padre por parte de las fuerzas revolucionarias, el 20 de octubre.

Seif al-Islam fue capturado el viernes por la noche en el desierto por fuerzas revolucionarias del pueblo de Zintan que lo rastreaban desde hace días, dijo el ministro de Justicia del gobierno transicional Mohammed al-Alagi a The Associated Press.

La Corte Penal Internacional había acusado a Seif al-Islam y al ex jefe de inteligencia Abdulá al-Senoussi de crímenes contra la humanidad debido a la brutal represión desatada contra la disidencia cuando comenzó a mediados de febrero la sublevación contra el régimen y ésta devino en una guerra civil. Moamar Gadafi también afrontaba cargos.

La CPI dijo que sostenía negociaciones indirectas con Seif al-Islam para lograr que se entregara y enjuiciarlo.

Seif al-Islam siempre se mantuvo alejado de sus hermanos, quienes eran más conocidos por sus payasadas y excentricidades que por sus logros.

Seif al-Islam se educó en Gran Bretaña, habla inglés con fluidez y había ganado algún prestigio entre intelectuales prominentes; exhibía sus pinturas en galerías alrededor del mundo, y se ganaba los aplausos de gobernantes y defensores de los derechos humanos al hablar de democracia y desarrollo.

Por mucho tiempo, Seif al-Islam era considerado el heredero de Gadafi y el hombre que modernizaría y reformaría al país, pero esa posición distaba de la verdad; afrontaba la resistencia severa de las personalidades radicales del régimen así como de su hermano menor, Muatassim, quien se desempeñaba como asesor nacional de seguridad.

Muatassim también fue muerto el 20 de octubre, según funcionarios del gobierno de transición. Los hermanos menores Seif al-Arab y Khamis también fueron muertos antes durante la guerra civil.

El otro hijo de Gadafi, al-Saadi, huyó en septiembre a Níger, donde el gobierno dijo que le ha concedido asilo como refugiado. La madre de éste, Safiya, y su hermana Aisha, huyeron al país vecino de Argelia.

Seif al-Islam tenía una presencia impecable, llevaba la cabeza rapada y usaba anteojos de moda.

Pugnaba por la modernización de un país al que habían causado estragos décadas del régimen de su padre, y se pronunciaba por una normalización de las relaciones de Libia con Occidente debido a que por mucho tiempo habían estado tirantes.

En 2008, en entrevista con The Associated Press, incluso mencionó la transformación de Libia de un régimen unipersonal en una democracia constitucional.

Pero al final, Seif al-Islam en verdad dejó ver que era el hijo de Moamar Gadafi.

En discursos televisados cinco días después del inicio de las protestas antigubernamentales en la ciudad oriental de Bengasi, dentro del alzamiento de la Primavera Arabe, un demacrado Seif al-Islam advirtió sobre "ríos de sangre" si los manifestantes rehusaban aceptar las propuestas que presentaría el gobierno para una reforma.

"Lucharemos hasta el último hombre, hasta la última mujer, hasta la última bala", apuntó. "No soltaremos Libia".

El discurso estridente de 40 minutos marcó la transformación de Seif al-Islam, el hombre considerado mucho tiempo como la mejor esperanza para reformar el régimen de su padre, en un prófugo buscado por la Corte Penal Internacional que lo acusó de crímenes contra la humanidad.

Seif al-Islam nació en 1972 y era el mayor de los siete hijos de Moamar y Safiya Gadafi. Tenía un hermano mayor, Mohamed.

Se tituló de ingeniero en Libia y en administración de empresas en Austria antes de que concluyera en 2008 su educación con maestría y doctorado en la London School of Economics.