La interrupción en las negociaciones de alto nivel sobre el presupuesto en el Congreso estadounidense podría amenazar los planes de crear un escudo de defensa misil en Europa.

Los negociadores han mostrado pocas señales de que podrán cumplir con el plazo de la próxima semana para reducir el déficit federal en 1.200 billones de dólares. Una nueva ley ordena que se recorten gastos en todo el gobierno federal si las negociaciones fracasan. Eso incluiría una gran porción del presupuesto de defensa.

No se sabe cuáles programas podrían ser afectados, pero es poco probable que un costoso programa encaminado principalmente a defender Europa sea discutido.

Estados Unidos ve el sistema de defensa misil como parte de su contribución a la alianza militar de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN). Con Washington quejándose frecuentemente de que hace una aportación desproporcionadamente grande a la alianza militar, el escudo antimisiles podría verse vulnerado.