Los representantes de los acreedores internacionales de Grecia se reunieron el sábado con los líderes de los dos principales partidos de la coalición gobernante, un día después de que el ministro de Finanzas dijo que un nuevo acuerdo hará que la deuda soberana sea "totalmente sostenible".

Funcionarios de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional se negaron a hacer declaraciones después del encuentro con el líder socialista y ex primer ministro, George Papandreu, y con el conservador Antonis Samaras.

Los medios griegos, sin embargo, sostienen que los acreedores insistieron en que Samaras confirme por escrito su apoyo a un segundo acuerdo de rescate alcanzado el mes pasado como condición para que Grecia reciba un tramo de 8.000 millones de euros (10.860 millones de dólares) del paquete de rescate financiero de 2010, de 110.000 millones de euros.

Los acreedores se reunieron el viernes con el primer ministro Lucas Papademos y el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos.