Seif al-Islam, hijo de Moamar Gadafi y el único miembro de la familia que seguía prófugo, fue capturado mientras viajaba con asesores en el desierto del sur de Libia, dijeron el sábado las autoridades.

El hombre de 39 años, al que la Corte Penal Internacional le ha fincado cargos contra la humanidad, fue detenido a unos 50 kilómetros (30 millas) al oeste del poblado de Obari junto con dos colaboradores mientras intentaba huir al vecino Niger, informó un portavoz de los combatientes libios que lo capturaron. Pero posteriormente el ministro interino de Justicia dijo que el destino del convoy no había sido confirmado.

La captura de Seif al-Islam se produjo apenas un mes después de la muerte de su padre.

Ahora sólo queda prófugo el ex director de inteligencia Abdalá al-Senussi. La CPI acusó formalmente a los tres hombres en junio por desatar una campaña de homicidios y tortura con el fin de reprimir la sublevación contra el régimen de Gadafi, la cual comenzó a mediados de febrero.

"Este es el día de la victoria, este es el día de la liberación; por fin ha sido capturado el hijo del tirano", dijo Mohamed Alí, un ingeniero, mientras celebraba en la Plaza de los Mártires en Trípoli. "Ahora somos libres, ahora somos libres; Dios es grande".

La televisión libia difundió una fotografía en la que presuntamente aparece Seif al-Islam bajo custodia, sentado sobre una cama y con tres dedos vendados mientras un guardia lo vigila. Los grupos internacionales por la defensa de los derechos humanos exhortaron a los libios a respetar sus derechos.

"Seif debe enfrentar a la justicia. Ya sea en Libia o en La Haya, debería enfrentar a la justicia. Tenemos que coordinarnos con las autoridades libias", afirmó Luis Moreno Ocampo, fiscal de la CPI, desde La Haya en una entrevista telefónica.

El funcionario indicó también que viajará a Libia la próxima semana con el fin de conversar con el gobierno de transición para determinar dónde será juzgado Seif al-Islam.

Ocampo señaló que, aunque los gobiernos nacionales tienen el derecho de juzgar a sus ciudadanos por crímenes de guerra, quiere asegurarse de que Gadafi tenga un juicio imparcial y que sea juzgado por los mismos cargos que enfrenta en la CPI.

"La buena noticia es que Seif al-Islam ha sido arrestado, está vivo, y ahora enfrentará a la justicia", agregó el fiscal.

Las turbias circunstancias que rodean a las muertes de Gadafi y otro de sus hijos, Muatassim, y la decisión de mostrar sus cadáveres en público han generado críticas de los grupos defensores de los derechos humanos.

Marek Marczynski de Amnistía Internacional exhortó a los libios a transferir a Seif al-Islam a la sede de la CPI en Holanda lo antes posible.

"La CPI tiene una orden de arresto en su contra y eso es lo que debe hacerse. Debe ser presentado ante un juez en cuanto se pueda", señaló.

Mohamed al-Alagi, ministro de Justicia del Consejo Nacional de Transición, dijo a The Associated Press que Seif al-Islam fue detenido en lo profundo del desierto libio el viernes por la noche por fuerzas revolucionarias del poblado de Zintan, las cuales llevaban días siguiéndolo.

Está detenido en Zintan pero será transportado pronto a Trípoli, de acuerdo con al-Alagi.

Seif Al-Islam, quien nació en 1972, es el mayor de siete hijos de Moamar y Safiya Gadafi.