La exministra ecuatoriana Yolanda Kakabadse, presidenta internacional de WWF, ha acudido a España para celebrar el 50 aniversario de la organización ecologista y ha denunciado, en una entrevista con EFEverde, que "el deterioro de la democracia está reduciendo la influencia de las ONG".

- Pregunta: La organización que preside cumple 50 años. ¿Cuál ha sido su mayor logro?

- Respuesta: Haber 'vendido' a gobernantes y ciudadanos que toman decisiones que la conservación y el desarrollo económico son inseparables.

- P: Si duplicaran presupuesto, ¿en qué especies implementarían los planes de conservación?

- R: En las marinas. Son las más amenazadas por una sobrepesca irracional y absurda, y porque no hay evidencia del peligro hasta que no faltan. En los océanos no es tan fácil ver lo que sucede como en los bosques. Nos daremos cuenta de la crisis marina cuando estemos en un punto de no retorno.

- P: En 1961 eligieron al panda gigante como símbolo para llamar la atención sobre su extinción, ¿Qué especie elegirían hoy?

- R: Al tigre. Sólo quedan 3.500 en su hábitat natural y es un termómetro de la salud del hábitat donde vive. Otro icono es el oso polar, cuyo riesgo de desaparición es un síntoma del deterioro del Ártico. La situación del oso polar nos permite explicar a los niños de los impactos del cambio climático en los polos.

- P: ¿Qué espera de la próxima Cumbre de Cambio Climático de Durban? (COP17)

- R: Acuerdos de financiación, una segunda fase del Protocolo de Kioto y avanzar en las responsabilidades adquiridas de reducción de emisiones.

- P: ¿Mantienen la esperanza en un acuerdo vinculante de reducción de emisiones?

- R: Absolutamente. Esperamos los acuerdos que no llegaron ni en Copenhague (2009) ni en Cancún (2010), donde todos podamos concretar cuánto queremos dejar de emitir, en qué plazos y con el apoyo de qué fondos.

- P: ¿Qué le hace tener esa esperanza?

- R: Que los precios del petróleo están ahora mucho más altos. Y esa es la única manera de que los países con alto desarrollo inviertan en respuestas y alternativas.

- P: ¿Cuál debe ser la postura de los países latinoamericanos en esas negociaciones?

- R: Reconocer que todos somos responsables y tenemos algo que aportar. No creo en posiciones donde el Sur le dice al Norte 'ustedes son los responsables y tienen que pagar la cuenta'. Los riesgos del cambio climático son los mismo para todos. Eso sí, los países desarrollados tienen que compartir sus tecnologías y ponerlas a precios más accesibles.

- P: ¿Qué le diría a la sociedad civil, que parece haber perdido la esperanza de un acuerdo mundial de reducción de emisiones?

- R: Que no podemos darnos por vencidos. El cambio climático es un problema demasiado importante como para retirarnos y dejar todo el espacio de decisión en manos de los gobiernos. Todos tenemos que participar en las alternativas.

- P: Ha denunciado que hay gobiernos que están intentando reducir la influencia de las ONG. ¿A qué se debe?

- R: A que en los últimos años ha habido un resurgimiento de gobiernos medio dictatoriales, a pesar de haber sido elegidos democráticamente. Un deterioro de la democracia está reduciendo la influencia de las ONG. Y es nefasto. Las alianzas son imprescindibles.

- P: ¿Qué opina de la iniciativa Yasuní ITT, que impulsa su país, Ecuador, y de la que fue responsable?

- R: Lo que propone -mantener el petróleo bajo tierra en una de las zonas de más biodiversidad del planeta-, es lo más innovador que se ha planteado nunca desde el punto de vista ambiental. La biodiversidad Yasuní vale infinitamente más que su petróleo.

- P: Si cree tanto en el proyecto, ¿Por qué no siguió liderándolo?

- R: Por falta de coherencia en las políticas nacionales y falta de claridad de a dónde queríamos llegar.

- P: A diferencia de otros sectores, las ONG ambientales están principalmente lideradas por mujeres, ¿A qué se debe?

- R: A una tendencia natural de la mujer a proteger las siguientes generaciones.

- P: ¿Qué es lo que más ilusión le haría conseguir como presidenta internacional de WWF?

- R: Que creciéramos más en el Sur: Latinoamérica, África y Asia.

Caty Arévalo.