La oposición venezolana contará con seis precandidatos de cara a las primarias de febrero que elegirán al rival del presidente Hugo Chávez, para las elecciones de octubre de 2012, después de que la alianza opositora incorporara hoy al sindicalista Pablo Medina.

Medina confirmó hoy la aceptación de su postulación, después de que su candidatura, presentada a la plataforma opositora Mesa de la Unidad (MUD) el pasado 3 de noviembre, fuera rechazada por no cumplir con el pago de 1,1 millones de bolívares (255.813 dólares) que debían aportar cada uno de los postulantes.

"Ya se encontró un acuerdo (...) Nuestra contribución llegó hasta el límite de lo posible. Ellos lo entendieron, sabían que no podíamos sino llegar hasta un límite y llegamos al límite de lo prudente, de lo necesario y eso finalmente resolvió", explicó Medina a los periodistas, sin dar cifras.

Con la incorporación del líder del Movimiento Laborista, de 64 años, ya son seis los líderes opositores que lucharán para convertirse en el candidato unitario en las elecciones primarias del próximo 12 de febrero.

En la contienda participan también los gobernadores de Miranda (centro), Henrique Capriles, y Zulia (oeste) Pablo Medina; el exalcalde del municipio caraqueño de Chacao Leopoldo López; la diputada independiente María Corina Machado y el exembajador Diego Arria.

"Ya somos seis, que es lo importante, pasamos la página. Queremos dar un paso hacia al frente y formar parte de ese debate", señaló Medina, quien aseguró que hará escuchar su proyecto de la República del Trabajo pese a no tener los medios publicitarios del resto de candidatos.

El político anunció, además, que retiró el recurso constitucional que había presentado ante la Justicia venezolana criticando su exclusión de la contienda por falta de dinero.

"Ese recurso constitucional estaba dirigido a alertar a los venezolanos que el CNE (poder electoral) no podía ni puede contratar máquinas de votación y ese fue nuestro mensaje, no estaba por ningún lado dirigido a atacar la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)", explicó.

Sectores opositores criticaron que Medina hubiera sido excluido del proceso por la falta de dinero, algo a lo que también se sumó el presidente Chávez.

"Imagínate eso ahora hay que pagar un millón de bolívares (...) para poder inscribirse para ser un precandidato o precandidata. Eso es inconcebible, pero hasta dónde llega la inmoralidad de esa burguesía y de sus voceros del imperio yanqui", dijo el mandatario el 3 de noviembre.

Medina inició su trabajo político como editor de un periódico sindical que a inicios de la década de los años 70 circuló clandestinamente en las fábricas metalúrgicas del oriente del país, donde nació La Causa R, partido izquierdista de extracción obrera.