Reconocidas empresarias latinas coincidieron hoy en Miami en que la educación será decisiva para lograr que la mujer latina crea más en sí misma y gane acceso a puestos más relevantes en la esfera pública y empresarial.

Durante una mesa redonda del foro anual de la revista Poder y el Americas Business Council (ABC) que tuvo lugar hoy en Miami, apuntaron que han de ser las propias mujeres las que deben educar a sus hijos de manera diferente y así poder "cambiar muchas cosas" en este sentido.

Según datos ofrecidos por María Elena Lagomasino, responsable ejecutiva de GenSpring Family Offices, las mujeres en EE.UU. representan el 51 % de la fuerza laboral y el 70 % de las mujeres activas están trabajando, unos porcentajes que "están aumentando a un ritmo acelerado".

Según la empresaria, "los ingresos y la riqueza vienen con la educación" y señaló que "tanto en Europa como en EE.UU. un 57 % de las mujeres acceden a ella". Sin embargo, los datos en América Latina están bastante "atrasados", aseguró.

"Las mujeres deben creer en sí mismas para conseguir el poder", defendió igualmente Angélica Fuentes, presidenta del Grupo Omnilife.

En este sentido, apuntó que "la figura matriarcal es muy importante en América Latina" para cambiar esa idea de que "las mujeres deben estar detrás de los hombres".

"No son conscientes del poder que pueden tener. Las mujeres son las que educan a los niños y si quieren pueden cambiar muchas cosas", dijo Fuentes, que dirige un proyecto en América Latina para personas de bajos recursos que intentan crear sus propios negocios.

A través de su escuela "Clave" se ofrecen las bases y los conocimientos para que las mujeres puedan fundar su propia compañía.

Hasta ahora, más de 25.000 personas se han graduado de en este curso, que incluye nociones tan básicas como "el uso del teléfono móvil, controlar una agenda y los horarios o cómo atender al cliente".

Según la empresaria mexicana, es muy difícil que un hombre "anime a las mujeres a confiar en su poder". Por eso, las mujeres han de tener "modelos a seguir" para que "vean el poder que pueden ejercer en el mundo".

"Siempre se ha dicho que detrás de un gran hombre hay una gran mujer, y las mujeres están empezando a creer que eso es cierto", comentó Fuentes. "Estamos empezando a poner nuestro granito de arena a esta gran playa que nos pertenece".

Según Fuentes, la mentalidad latinoamericana está "atrasada", ya que las mujeres son las que educan a sus hijos diciéndoles que "las hijas deben cuidar al niño, mientras que él debe ir a trabajar porque es el inteligente. Es algo que tiene que cambiar".

En su opinión, poco a poco las cosas están cambiando en América Latina y por ejemplo en Argentina las mujeres empiezan a ser más poderosas, mientras que en Bolivia "aún queda mucho trabajo por hacer".

Por su parte, Lagomasino explicó que ella trabaja con mujeres con un gran poder adquisitivo y que "durante muchos años éstas han estado dispuestas a delegar el control de las finanzas en los hombres", de manera que no suelen ser muy buenas en finanzas.

"Las mujeres siempre pensaban que la riqueza era sólo de los hombres. No se sentían dueñas de esa riqueza, únicamente beneficiarias" expresó. "Tenemos una gran oportunidad para hacer un gran cambio y poder cambiar el mundo", concluyó.