Cientos de dolientes se reunieron el sábado en Bahréin en el funeral de un manifestante cuya familia asegura que murió mientras la policía dispersaba a chiítas que participaban en una protesta en contra de los gobernantes sunitas cerca de una base naval estadounidense.

El tío del manifestante dijo que su sobrino Alí Youssef Bagdar, de 16 años, murió tras ser atropellado por un vehículo de la policía durante una protesta el sábado por la mañana en el área de Juffair en Manama, la capital del país.

Un reporte de la agencia estatal de noticias de Bahrein dijo que el vehículo de la policía derrapó hacia un grupo de "revoltosos" debido a un derrame de aceite en la calle, causando la muerte del joven.

Más de 30 personas han muerto desde febrero, cuando la mayoría chiíta de Bahrein empezó una campaña en busca de mayores derechos en el reino del Golfo, base de la Quinta Flota Naval de Estados Unidos.