El Estado de Guatemala reconoció su responsabilidad en el asesinato del estudiante universitario Mario Alioto López, perpetrado en 1994 y pidió perdón a su familia, informó hoy una fuente oficial.

El crimen de López fue perpetrado por agentes de la extinta Policía Nacional (PN) durante una protesta contra el alza del transporte colectivo de pasajeros en noviembre de 1994.

Al menos 100 policías reprimieron la protesta en la ciudad y el universitario, aparte de ser golpeado, fue tiroteado por los agentes que también impidieron que los cuerpos de socorro le atendieran a tiempo, lo que provocó su muerte.

En declaraciones que publica la estatal Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN), el ministro guatemalteco de Gobernación (Interior), Carlos Menocal, dijo que el asesinato de López significó una pérdida para la nación y para su familia.

"El abandono, la falta de auxilio, la cobardía de dejarlo morir agonizando en el asfalto, marcó la determinación histórica para que la Corte Interamericana de Derechos Humanos reconociera la responsabilidad del Estado", apuntó.

Menocal lamentó que los tribunales no hayan hecho justicia por el crimen del estudiante de derecho de la estatal Universidad de San Carlos (USAC).

Durante la administración del presidente Álvaro Colom, que termina el 14 de enero de 2012, se han realizado más de 40 actos de pedido de perdón y el reconocimiento del Estado en acciones de violación a los derechos humanos, según el ministro.