Tras una temporada estelar que repercutió en su físico, el tenista número uno del mundo Novak Djokovic insistió el sábado en que está en buenas condiciones para intentar ganar su 11mo título del año.

La semana pasada, el serbio se retiró en los cuartos de final del Masters de París por una lesión en un hombro que ha perjudicado su nivel al final de la temporada.

Sin embargo, aseguró que ha sacado "al 100% en los últimos dos o tres días" y que estará listo para su debut del lunes ante Tomas Berdych en el certamen que cierra la temporada.

"El hombro está bien. Puedo decir que me recuperé y estoy listo para competir", declaró Djokovic.

El británico Andy Murray y el español David Ferrer completan el grupo de Djokovic, mientras que el suizo Roger Federer, el español Rafael Nadal, el francés Jo-Wilfried Tsonga y el estadounidense Mardy Fish están en el otro sector que abre fuegos el domingo.

Djokovic tuvo una de las mejores temporadas en la historia del tenis. Ha ganado 69 de 73 partidos y conquistó 10 títulos, incluyendo tres Grand Slams. El serbio estuvo invicto hasta junio y acumuló una racha de 41 victorias al hilo.

Djokovic disputará su 19no torneo del año en Londres, el escenario donde ganó por primera vez Wimbledon.

"Incluso pensé en pasar por Wimbledon a tomarme una taza de té, ahora que soy socio", comentó. "Creo que es el torneo más prestigioso y valioso que hay en nuestro deporte, y creo que muchos jugadores estarían de acuerdo".

"Ese es el torneo que siempre soñé con ganar".

Luego de Wimbledon, ganó el Abierto de Estados Unidos al vencer en la final a Nadal, a quien desplazó de la cima del ranking mundial.

"Ha sido el mejor año de mi carrera y definitivamente estoy orgulloso por lo que he logrado", señaló Djokovic. "Pero todavía no ha terminado y tengo que participar en un torneo muy importante, y trataré de hacer lo mejor posible la próxima semana".

"Todos quieren terminar la temporada con una nota en alto".

Nadal y Federer opinaron el viernes que es muy difícil que Djokovic mantenga el mismo nivel en 2012, y Murray apuntó el sábado que una temporada así "simplemente no sucede".

"Es como el Barcelona en el fútbol", comentó Murray. "Es el mejor equipo del mundo, pero ganar la Liga de Campeones en años consecutivos es muy difícil, aunque sea el mejor equipo".

Djokovic prometió no dormirse en los laureles.

"Siempre es posible mejorar", indicó. "Me gusta pensar que mi juego es completo, pero creo que todavía puedo mejorar".