El enviado de Pakistán para Estados Unidos regresará a su país para responder a las acusaciones de que escribió un controversial informe donde pedía ayuda a Washington para frenar al ejército paquistaní.

El gobierno civil de Islamabad ha estado enfrentando una crisis tras la declaración de Mansoor Ijaz, un ciudadano estadounidense de origen paquistaní que entregó un memo al entonces jefe de las fuerzas armadas de Estados Unidos, Mike Mullen, una semana antes del operativo que realizó el ejército estadounidense en Pakistán donde murió Osama bin Laden, líder de la red terrorista al-Qaida.

El informe supuestamente pide ayuda a Washington para ayudar a instalar un "nuevo equipo de seguridad" en Islamabad amigable con Estados Unidos.

Ijaz dijo que el embajador Husain Haqqani estuvo detrás del documento.

Haqqani, quien niega estar detrás del memo, escribió el sábado un mensaje en Twitter donde decía que iba en camino a su "tierra natal". Autoridades confirmaron su regreso.