Los delegados que asisten a una reunión internacional de conservación acordaron el sábado que los tiburones sedosos que sean atrapados accidentalmente en redes de pesca sean devueltos vivos al mar, dijeron grupos defensores de la biología marina.

Sin embargo, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT), de 48 miembros, no pudo llegar a un consenso sobre otras especies amenazadas de tiburones, dijeron los grupos. La Comisión hizo el anuncio al concluir una reunión de una semana en Estambul.

La ICCAT, que gestiona la pesca de atún en el Atlántico y el Mediterráneo — así como otras especies, como los tiburones, que tradicionalmente han sido capturados accidentalmente por los atuneros — hizo una excepción para los países costeros en desarrollo, donde el tiburón sedoso (Carcharhinus falciformis) podrá seguir siendo pescado para consumo local, pero no para la venta de sus aletas.

Este tipo de animales, cuyo nombre proviene de la textura suave de su piel, se encuentran entre las especies de tiburones cuya población es más vulnerable. Son amenazados por el comercio internacional de aletas de tiburón debido a una demanda creciente, sobre todo en Asia, para la sopa de aleta de tiburón.

Grupos de promoción marina, entre ellos Oceana y The Pew Environment Group, se congratularon por el anuncio. Dijeron que aunque ayudará a revertir la caída en la población de tiburón sedoso, esperaban medidas más fuertes.

"Cortar las redes para liberar a los tiburones atrapados le dará a un gran número una verdadera oportunidad de sobrevivir", dijo Susan Lieberman, directora de política internacional de Pew Environment Group en declaraciones por teléfono a The Associated Press. "La medida es un paso importante", agregó.

El grupo calcula que hasta 1,5 millones de tiburones sedosos son pescados cada año por sus aletas y que hasta un 40% puede sobrevivir si son devueltos vivos al mar.