El partido del sábado entre Colonia y Mainz por la Bundesliga fue pospuesto después que el árbitro que lo iba a pitar intentó suicidarse.

Babak Rafati fue encontrado en la habitación de su hotel el sábado por la mañana "tras sufrir heridas sin que haya evidencia de que hubo alguna otra persona involucrada", dijo a la AP el vocero de la policía de Colonia, Andre Fassbender. "Sí, todo apunta a (un intento de suicidio)".

El presidente de la federación alemana de fútbol, Theo Zwanziger, dijo que Rafati está en condición estable, pero indicó que necesitará "tratamiento intensivo" y permanecerá hospitalizado por algún tiempo.

Zwanziger dijo que los tres asistentes de Rafati le dijeron que trataron de despertarlo cerca de la 1:30 de la tarde, dos horas antes del partido.

Cuando no contestó a los llamados en su puerta, el personal del hotel abrió la habitación. Zwanziger dijo que el árbitro "estaba en la tina y había mucha sangre".

El club local señaló que le avisaron unas dos horas antes del partido que Rafati no estaba disponible, e indicó que no había tiempo suficiente para encontrar otro árbitro.

No se informó una nueva fecha para el partido.

Zwaniger dijo que Rafati se reunió en la noche del viernes con los asistentes, como solía hacerlo para tomar alimentos, y todo estuvo "completamente normal". De inmediato no se mencionaron los motivos del incidente del árbitro.

"Solamente puedo decirles que la presión sobre nuestros árbitros es tremendamente fuerte por varias razones", refirió Zwanziger.

Rafati, de 41 años, es árbitro de la federación alemana desde 1997, y en la primera división desde 2005. Ha pitado 84 encuentros en la Bundesliga y es árbitro de la FIFA desde 2008.