Dos incendios registrados el viernes en un asilo de Sydney mataron a tres ancianos y dejaron 14 heridos de gravedad mientras los bomberos entraban al edificio arrastrándose en medio del denso humo para rescatar a las víctimas, informaron las autoridades.

La policía investiga si las llamas fueron provocadas.

Los incendios comenzaron en zonas diferentes del complejo y detectives de homicidios investigan si fueron provocados deliberadamente, según un comunicado emitido por la policía. El asistente del comisionado del Departamento de Bomberos, Jim Smith, dijo que perros rastreadores buscan en las ruinas rastros de gasolina.

Un total de 88 pacientes fueron sacados del asilo de un solo piso en el suburbio de Quakers Hill mientras los bomberos, gateando, buscaban personas en las habitaciones, dijo el comisionado de bomberos Greg Mullins.

Muchos de los pacientes fueron dejados después en el exterior en camas y sillas de ruedas hasta que pudieron ser transportados a un lugar de descanso alternativo.

"Esta es la peor pesadilla de un bombero", dijo Mullins. "Llegar a una casa de ancianos con personas que no pueden salir por sí solas".

Catherine Burn, comisionada de policía, dijo que para el viernes por la tarde 32 pacientes estaban hospitalizados por inhalación de humo y quemaduras.