Rex Ryan quedó tan embargado por la incredulidad que 12 horas después todavía se negaba a creer la terrible derrota de los Jets de Nueva York ante los Broncos de Denver.

Hubo tantos errores y oportunidades perdidas que ahora está en duda si el equipo tiene la calidad suficiente para llegar a los playoffs.

"Obviamente fue una enorme, enorme derrota", dijo Ryan el viernes.

Los Jets (5-5) le permitieron el jueves a Tim Tebow coronar una ofensiva de 95 yardas con un touchdown en una carrera de 20 yardas en el último minuto, para terminar perdiendo por 17-13. Ryan sabía exactamente cuál fue el problema: de todo un poco.

"Obviamente, tuvimos algunos huecos en las protecciones", dijo Ryan en una conferencia de prensa telefónica. "Perdimos un balón que fue touchdown, echamos a perder otra jugada de los equipos especiales en un regreso de patada después que tuvimos un regreso formidable".

"Y entonces", siguió, "obviamente, la ofensiva de 95 yardas, que es, sigue siendo, muy difícil de digerir. Quiero decir, muy difícil".

A estas alturas de la semana pasada, los Jets parecían volar con tres victorias consecutivas y afianzarse como uno de los equipos predilectos en una Conferencia Americana sin favoritos claros. Sin embargo, las derrotas consecutivas frente a Nueva Inglaterra y Denver en cinco días los dejan de pronto en medio de un camino incierto hacia la postemporada.

"Nuestros playoffs comienzan ya, sin duda", dijo Ryan. "Tenemos que vencer a Buffalo. No veo otra manera. Ya lo hemos hecho".

Ryan desearía que su equipo tuviera que jugar este domingo, pero los Jets deben esperar hasta el 27 de noviembre, cuando reciben a los Bills. Eso podría ser bueno, considerando todo lo que Nueva York necesita arreglar.

"Todas las partes de nuestro equipo tienen algún problema", reconoció Ryan.

Eso fue incuestionable en el terreno de juego en Denver, cuando los Jets no pudieron acabar con un equipo de los Broncos que fue superado en los primeros 55 minutos. Luego vino la remontada agónica de Tebow, que podría haber sido sofocada en la primera jugada.