La economía de Perú estaría en la actualidad al nivel de las principales del mundo, de no haber sido afectada por depresiones frecuentes, prolongadas e intensas, afirmó hoy el experto en historia económica y en análisis macroeconómico Bruno Seminario.

El investigador ofreció una ponencia sobre el "Comportamiento de la economía peruana en el largo plazo: 1700-2010", organizada por el estatal Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (Ceplan).

Seminario destacó que el trabajo de construir estadísticas para 310 años permite contribuir a la historia económica del país y determinar el ciclo económico de largo plazo útil al planeamiento.

Señaló, al respecto, que los ciclos de la economía peruana se asocian a los de la economía internacional y tienen "ondas largas" de entre 40 y 50 años, y que las grandes crisis del país corresponden a los periodos 1710-1720, 1810-1830, 1880-1900, así como las décadas de los años treinta y ochenta del siglo pasado.

Al examinar la evolución en el largo plazo, Seminario precisó periodos de fuerte expansión, pero también de depresiones frecuentes, prolongadas e intensas, que explican el subdesarrollo.

"Sin estas estaríamos a niveles de las economías más desarrolladas" acotó.

Recordó que en 1950 el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita corregido por paridad era superior en Perú al de España, Portugal, Japón y, en general, estaba por encima del promedio mundial.

"Crecemos rápido, pero las crisis nos llevan hacia abajo de manera abrupta", dijo antes de señalar que con el gran crecimiento de mediados de siglo XIX Perú debería ser ahora un país más desarrollado.

Explicó que, sin embargo, todavía no se ha superado plenamente "la dinámica del producto per cápita previo a la Guerra con Chile", en referencia a la gran crisis que se generó tras el enfrentamiento bélico que protagonizaron ambos países entre 1879 y 1884.

El investigador dijo que históricamente Perú "no sabe administrar sus crisis", por lo que recomendó al Estado adoptar un planeamiento de 40 a 50 años y no solo los cinco años que dura cada Gobierno.

También dijo que es importante considerar los riesgos que afronta el país, como las crisis climáticas, que terminan asociándose con la salud de la población; los cambios tecnológicos, para lo cual es necesario adaptarse; y los cambios en el escenario internacional.

El presidente del Ceplan, Germán Alarco, aseguró, por su parte, que su institución está trabajando en la actualización del Plan de Desarrollo Nacional al 2021 y en su prognosis (conocimiento anticipado de un hecho) al 2050.

Esta prognosis incluirá temas como la problemática medioambiental, la economía internacional, la estructura económica y productiva nacional, el capital humano y el capital social e institucional.