La Organización Mundial de Comercio (OMC) se inclinó el viernes a favor de México y Canadá en una disputa comercial con Estados Unidos sobre las exportaciones de ganado vacuno y porcino.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos requiere actualmente a los empacadores de carne de su país que den seguimiento al origen de la carne y otros productos en todas las etapas de producción, inclusive el menudeo, y que notifiquen a los consumidores finales.

En su fallo, la OMC determinó el viernes que estos requerimientos violan la norma internacional porque discrimina los productos de México y Canadá, una decisión que podría reducir los precios de esos productos.

México y Canadá han argumentado que ese etiquetado les ha elevado los costos a las industrias ganaderas de sus países, desalentando sus exportaciones de carne a los otros socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Un panel de la OMC dijo el viernes que el etiquetado ordenado por el Departamento de Agricultura estadounidense en interés de sus consumidores no califica como etiquetado sobre el origen de los productos y que por lo tanto podría considerarse como un costo adicional innecesario.

También concluyó que las prácticas de Estados Unidos son "inconsistentes" con las normas de la OMC pero no aceptó todos los argumentos presentados por Canadá y México. Washington tiene 60 días para apelar.

La oficina del representante comercial estadounidense informó que estaba considerando todas las opciones, entre ellas apelar la decisión.

El gobierno de México consideró el fallo de la OMC como un "importante triunfo".

Las secretarías de Economía y Agricultura dijeron en un comunicado conjunto que México demostró durante el procedimiento ante la OMC que el precio del ganado mexicano "era castigado entre 40 a 60 dólares por cabeza de ganado, al momento de su venta en Estados Unidos debido a los costos relacionados con la medida".

"Esto permitirá que los productores del sector pecuario mexicano obtengan mayores ingresos por las exportaciones de ganado a Norteamérica, toda vez que nuestro país es uno de los principales proveedores de ganado bovino en pie para ese mercado, con un cierre de temporada récord, para este año de alrededor de 1,3 millones de cabezas comercializadas", dijo Francisco Mayorga, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) de México.

Canadá, cuyo principal mercado extranjero de ganado vacuno y porcino es Estados Unidos, informó que sus exportaciones de ganado cayeron 23% y las de cerdo 36% entre 2007 y 2009.

México también argumentó que la venta de carne al país vecino — más de 500 millones de dólares anuales — se vio injustamente afectada por lo que llamó la etiqueta "proteccionista".

México inició la controversia junto con Canadá a finales de 2009.

Las dos dependencias mexicanas dijeron que Estados Unidos había argumentado que el objetivo de la medida era dar información a sus consumidores sobre el país de origen. México refutó que la medida en realidad buscaba "proteger a la industria ganadera estadounidense".

La delegación estadounidense dijo que analizaba sus opciones, incluida la posibilidad de presentar una apelación. Su portavoz Andrea Mead, no obstante, indicó que Washington se sentía complacido de que la OMC "reafirmase el derecho de Estados Unidos a exigir que el país de origen le ponga etiquetas a los productos carnívoros".

La organización de defensa del consumidor Public Citizen, con sede en Washington, sostuvo que la acción se sumaba a otras iniciativas desafortunadas de la OMC en contra de populares medidas para proteger al consumidor y al medio ambiente en Estados Unidos.

Lora Wallach, directora del programa Vigilia del Comercio Mundial de la organización, declaró que a partir de esta medida "grandes empresas del agro tendrán piedra libre para vender carnes misteriosas en Estados Unidos" sin garantías de que no están contaminadas.

___

El periodista de The Associated Press E. Eduardo Castillo en Ciudad de México contribuyó a este despacho.