La operadora de la Bolsa de Nueva York, NYSE Euronext, y la de la Bolsa de Fráncfort, Deutsche Börse, enviaron hoy a la Comisión Europea (CE) una propuesta con varias concesiones, como la venta de parte de su negocio de derivados para que su multimillonario acuerdo de fusión sea aprobado.

"Los remedios propuestos están diseñados para abordar las preocupaciones de la Dirección General de Competencia de la CE sobre el mercado de derivados y abrir paso a la transacción preservando su convincente logística", explicaron ambas compañías en un comunicado.

Esta propuesta, que llega el último día del plazo fijado por la CE para resolver los problemas de competencia por los que investiga la fusión desde agosto, "elimina los actuales solapamientos en los derivados de renta variable de Europa y garantiza la competencia en derivados basados en tipos de interés e índices de valores".

Según los términos del acuerdo de fusión anunciado a principios de año, que supera los 9.000 millones de dólares, la empresa combinada habría tenido una cuota de mercado en la negociación de derivados del 40 % en EE.UU. y del 95 % en Europa, lo que propició el inicio de la investigación de la CE.

Los derivados son instrumentos financieros asociados al valor futuro de otros activos, que pueden ser acciones, bonos, divisas o materias primas.

En concreto, NYSE Euronext "cederá su negocio paneuropeo de derivados de renta variable, incluyendo Bclear, a excepción del área de opciones en sus mercados nacionales, donde Deutsche Börse se deshará de sus respectivos negocios", explicaron ambas compañías en el citado comunicado.

Por lo que se refiere al mercado de derivados basados en tipos de interés e índices de valores, ambas compañías propusieron "permitir el acceso sin precedentes de terceros a la innovación en el campo de productos derivados en Eurex Clearing".

Con esas dos concesiones, Deutsche Börse y NYSE "siguen creyendo que la transacción no tendrá un efecto en detrimento de la competencia".

Así, la CE tendrá que concluir su investigación sobre la fusión entre ambas compañías el próximo 23 de enero, cuando deberá decidir si da luz verde al acuerdo.

Con una capitalización bursátil de 7.400 millones de euros y 7.000 empleados, la empresa combinada se convertirá en la mayor bolsa del mundo por facturación, beneficio y capitalización bursátil y tendrá su sede jurídica en Amsterdam, mientras que sus acciones cotizarán en las bolsas de Fráncfort, Nueva York y París.

Las acciones del NYSE Euronext, que cotizan en la Bolsa de Nueva York, cerraron hoy con una subida del 1,88 % hasta los 27,08 dólares por título, aunque acumulan un retroceso del 9,67 % desde enero pasado.