Las pérdidas del Manchester City llegaron a casi 200 millones de libras (315 millones de dólares) en el más reciente año fiscal, luego de los exorbitantes fichajes que ayudaron al club a terminar con una sequía de 35 años sin títulos y a clasificarse por primera vez a la Liga de Campeones.

Las cifras divulgadas el viernes señalan que el City tuvo pérdidas operacionales netas por 160,5 millones de libras (253 millones de dólares), una cantidad que alcanza los 194,9 millones de libras al agregar "cargos adicionales excepcionales".

Esas son las pérdidas más elevadas en la historia para un club británico en un solo año, superando las pérdidas de Chelsea (172 millones de libras) y de Manchester United (152 millones).

El City, apoyado por la chequera del jeque Mansour de Abu Dabi, gastó a manos llenas el año pasado para mejorar su plantel con refuerzos como David Silva y Yaya Touré. El club ganó la Copa FA, su primer trofeo desde 1976.

El equipo dirigido por Roberto Mancini también culminó tercero en la liga Premier para clasificarse a la Champions. Esta temporada, el club se reforzó con el delantero argentino Sergio Agüero y el volante francés Samir Nasri, y ahora es líder de la Premier por cinco puntos después de 11 fechas.

"El resultado es coherente con la idea... de que las pérdidas alcanzarían su máximo punto en el año fiscal 2010-11, como resultado del programa de inversión acelerado que el club emprendió entre 2008 y 2011", señaló el equipo en un comunicado.

A raíz del reglamento de la UEFA de juego limpio financiero, que fue implementado en julio, el jefe de operaciones del City, Graham Wallace, señaló que "nuestras pérdidas... no se repetirán a este nivel en el futuro".

Según esas reglas, los clubes podrían ser expulsados de la Liga de Campeones y la Liga Europa si no pueden recuperar al menos sus gastos en los negocios relacionados con el fútbol.