Las protestas que se extendieron el jueves por todo Nueva York para celebrar el segundo mes del movimiento "Ocupa Wall Street" se saldaron con 250 detenidos en la Gran Manzana tras la colisión entre los manifestantes y la Policía, un encontronazo que también se reprodujo en otras ciudades de EE.UU..

Así lo confirmó hoy a Efe un portavoz de la Policía de Nueva York, que cifró en siete el número final de agentes heridos en el llamado "Día de Acción" que convocaron los "indignados" de Nueva York para conmemorar los sesenta días transcurridos desde que iniciaron sus protestas en el corazón financiero de Manhattan.

La jornada, que contó con numerosas concentraciones a lo largo del día, culminó con una marcha sobre el Puente de Brooklyn, donde se calcula que se congregaron 32.500 personas, según datos facilitados por la Policía a los organizadores, mientras que en alrededor de otras treinta ciudades de Estados Unidos se conmemoró la fecha con distintos actos.

La organización habló hoy de nuevo de "al menos 200 detenidos" a lo largo del jueves "por ejercer pacíficamente su derecho a la asamblea pacífica y la desobediencia civil no violenta", según un comunicado que detalló que entre los detenidos hubo dos concejales de Nueva York además de varios líderes sindicales.

Los concejales son Jumaane Williams y Melissa Mark-Viverito, quienes intentaron cortar el tráfico en uno de los extremos del puente de Brooklyn durante una sentada protagonizada por casi un centenar de personas que obligó a intervenir a la policía.

Además, según la organización, se detuvo también a al menos cuatro líderes de sindicatos nacionales, además de a Luis Barrios, uno de los líderes de la Interreligious Foundation for Community Organization (IFCO) y el capitán retirado de la Policía de Filadelfia (Pensilvania) Ray Lewis.

"Todos los policías trabajan solo por el 1 % y no se dan cuentan de que están explotados. Cuando me dejen libre, volveré aquí y me tendrán que detener otra vez", señaló Lewis en el comunicado de los organizadores de "Ocupa Wall Street".

Cerca de sesenta del total de las detenciones se produjeron a primera hora de la jornada, cuando los "indignados" intentaron acercarse hasta la Bolsa de Nueva York, pero la elevada presencia policial y el cierre de las calles colindantes no permitieron a los manifestantes acceder hasta el mercado de valores.

Las protestas se trasladaron después hasta la Plaza Zuccotti, donde los simpatizantes de "Ocupa Wall Street" acampaban desde el pasado 17 de septiembre y hasta el pasado martes, cuando fueron desalojados de madrugada por orden del alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg.

En ese recinto, donde hoy apenas se dejaban ver algunos manifestante, fue donde se produjeron los mayores altercados entre los "indignados" y la Policía al llenarse la plaza con cerca de un millar de personas.

De ese encontronazo resultaron heridos una decena de manifestantes y cinco policías, que fueron rociados con un líquido indeterminado, según explicó en una conferencia de prensa el jueves el jefe de la Policía, Ray Kelly, quien detalló que otro agente recibió un corte en la mano.

Más tarde, los "indignados" recibieron el apoyo de miles de estudiantes en la céntrica Union Square, desde donde marcharon a la plaza Foley, a escasos metros del Ayuntamiento neoyorquino, donde se unieron a líderes sindicales y trabajadores, para después iniciar la multitudinaria "toma" del Puente de Brooklyn.

Allí se detuvieron a cerca de medio centenar de personas, aunque el lugar fue escenario hace un mes y medio de la detención de 700 personas en otra tensa jornada tras la cual la indignación en Nueva York se contagió a otras ciudades de Estados Unidos.

Los dos meses de "indignación" en Nueva York se celebraron también en varias ciudades del país, como Los Ángeles, donde se detuvieron a más de veinte manifestantes, y en Denver (Colorado), donde cerca de un centenar de personas lograron colapsar el tráfico de la ciudad.