Las dunas de Marte son mucho más dinámicas de lo que se creía y llegan a desplazarse hasta varios metros, según han podido constatar un grupo de científicos gracias a las imágenes de la sonda de reconocimiento MRO de la NASA que orbita el Planeta Rojo y que fueron publicadas hoy.

"Estamos acostumbrados a pensar que la arena en Marte es relativamente inmóvil, por lo que estas nuevas observaciones están cambiando nuestra perspectiva", señaló Nathan Bridges, científico planetario del Laboratorio de Física de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland.

Según Bridges, que publicó sus hallazgos en la revista Geology, o Marte tiene más ráfagas de las que se pensaba "o los vientos son capaces de transportar más arena".

La superposición de las imágenes detectadas por la sonda muestran el movimiento de las dunas claramente, algo que contrasta con las teorías científicas tan sólo una década atrás que apuntaban a que no se movían o lo hacían a un ritmo tan lento que no se podía detectar.

La sonda Mars Reconnaisance Orbiter (MRO), lanzada en 2005, y las imágenes que ha proporcionado la cámara de alta resolución HiRISE que lleva incorporada han permitido documentar el movimiento anual de una docena de dunas y otras formaciones en todo el planeta.

La atmósfera de Marte es muy tenue (el uno por ciento que la de la Tierra), por lo que se necesitan vientos mucho más fuertes para mover un grano de arena.

Según se ha calculado, hacen falta vientos de hasta 130 kilómetros por hora para mover esas pequeñas partículas que en la Tierra se desplazarían con vientos de unos 16 kilómetros por hora.

Los científicos indican que no han registrado movimiento en todas las dunas observadas pero subrayan que este descubrimiento destaca la importancia de la vigilancia a largo plazo en alta resolución.

En cuanto a las dunas donde no se ha visto movimiento apuntan a que podría ser que tienen granos de arena de mayor tamaño o más adherencia a las capas superficiales.