El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, destacó hoy la necesidad de conceder facilidades normativas y vías de financiación para las empresas "verdes" o con fines sociales de la UE, con vistas a "recuperar los fundamentos sociales" del mercado europeo.

En una conferencia sobre la promoción de las empresas sociales organizada hoy en Bruselas por la CE, Barnier afirmó que la UE debe centrarse en "reconstruir su modelo económico y de creación de empleo", más allá de las políticas de supervisión fiscal, austeridad estatal y regulación financiera.

No obstante, subrayó que los Veintisiete "no pueden volver al modelo económico anterior a la crisis", ya que esto sería "irresponsable".

A su juicio, el objetivo de la UE debe ser "recuperar los fundamentos sociales" que están en la base de la integración comunitaria, para desarrollar un nuevo modelo de crecimiento que definió como "economía social de mercado competitivo".

Se trata de un modelo "más verde" y "equitativo", no basado en el carbón, y al que las empresas "deben adaptarse" dando prioridad a su huella "social y sostenible" y sacando "todo el potencial del mercado único".

En la misma línea, el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor, apostó por la "innovación social" como concepto "central" de la estrategia económica comunitaria para la presente década.

Para lograrlo, Barnier señaló la necesidad de crear "un entorno normativo apropiado" para las empresas con fines sociales, y en este sentido hizo referencia al Acta de Mercado Único, la comunicación sobre la iniciativa social de las empresas adoptada el pasado 25 de octubre y a futuras propuestas legislativas de Bruselas.

El comisario citó el proyecto de creación de la patente europea como "ejemplo de acción de la CE", una iniciativa que la presidencia polaca de turno de la UE pretende sacar adelante antes de finales de diciembre, según dijo la subsecretaria polaca de economía, Grazyna Henclewsca.

Barnier también pidió facilitar el acceso a la financiación de este tipo de empresas, mediante la creación de fondos de inversiones solidarios y microcréditos, el desarrollo de un instrumento financiero de 90 millones de euros o el uso de los fondos estructurales.

"Estamos trabajando para crear más instrumentos financieros de apoyo a la economía social", dijo Andor, quien mencionó que la CE ya ha destinado unos 100 millones a apoyar proyectos de innovación y "experimentación" social.

Asimismo, Barnier destacó la necesidad de "aumentar la visibilidad de las empresas sociales" con medidas como la creación de "etiquetas" o "distintivos" europeos para las mismas, así como de "fomentar la investigación y el desarrollo".