Visibilizar el "genocidio" de los pueblos indígenas en Colombia, de los que al menos 35 se encuentran en peligro de extinción, es lo que buscó hoy la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) con la presentación en Bogotá de una estatua de tres metros que muestra a una aborigen embarazada.

"No saben muchos de ustedes cuánto nos ha costado hacer conciencia de que en Colombia viene ocurriendo un genocidio contra los pueblos indígenas", dijo el presidente de la Organización Naciónal Indígena de Colombia (ONIC), Luis Evelis Andrade.

Y añadió: "hace aproximadamente diez años hemos venido diciendo que en Colombia existen pueblos en riesgo de extinción".

En 2009 la Corte Constitucional declaró en riesgo de extinción física y cultural a 35 de las al menos 87 etnias indígenas que existen en Colombia, un alarmante número que la ONIC eleva a 60.

"En los años posteriores a la Constitución de 1991 es cuando más se profundizó el genocidio, el asesinato, el desplazamiento forzado y la muerte por hambre y desnutrición" de los indígenas, aseveró Andrade durante la presentación de la estatua.

El dirigente hizo estas declaraciones durante un acto celebrado en la céntrica Plaza de Bolívar, donde se ubican las sedes de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial.

El desplazamiento forzado al que se refiere Andrade ocurre cuando los grupos armados ilegales, como la guerrilla y los paramilitares, expulsan a los indígenas, afrodescendientes y campesinos de sus territorios para establecer campamentos y cultivos de droga.

Esta situación desencadena en muchas ocasiones en las víctimas hábitos de mendicidad, prostitución, delincuencia y drogadicción en las víctimas cuando llegan a refugiarse en masa dentro de las grandes urbes colombianas.

Se calcula que en Colombia existen unos 3,8 millones de desplazados, según datos de la ACNUR.

Y pese a que los indígenas representan el 2 % de los 46 millones de colombianos, suponen el 3,4 % de los desplazados debido a su especial condición de vulnerabilidad, pues suelen habitar en las zonas donde hay mayor incidencia del conflicto armado.

"Se requieren medidas urgentes para la protección de los pueblos indígenas afectados por el conflicto armado interno y el desplazamiento forzado", advirtió a su turno la representante del ACNUR en Colombia, la inglesa Therese Morel.

La estatua presentada hoy fue elaborada por los artistas Jorge Olave y Carlos Jacanamijoy a partir del molde real de una indígena embarazada de cinco meses de la etnia embera, después fundida en metal y salpicada de colores vivos.

Será exhibida permanentemente en el Museo Arqueológico Casa Marqués de San Jorge.

Al acto asistieron precisamente unos cien indígenas embera que fueron desplazados de los departamentos del Chocó y Caldas (noroeste), una gran parte de ellos mujeres y niños y entre los que se encontraba la modelo de la estatua, quien dentro de pocos días dará a luz.