Grecia pronosticó el viernes que su déficit fiscal caerá considerablemente el año próximo y reiteró que el país no necesitará nuevas medidas de austeridad para lidiar con el déficit de este año.

Tras someter el presupuesto para el 2012, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, dijo que el déficit se reducirá de un esperado 9% del producto interno bruto este año a 5,4% el año próximo, gracias en gran medida a una condonación parcial de deuda que forma parte del segundo paquete internacional de rescate, acordado por los líderes europeos la semana pasada.

Sin el rescate, Grecia enfrenta la bancarrota y una posible salida del euro.

"Este presupuesto es presentado en medio de condiciones internacionales extremamente difíciles ... el ataque se centra ahora en el corazón de la eurozona", dijo Venizelos.

El funcionario, que mantuvo su puesto en el gobierno interino de coalición formado la semana pasada, encabezado por el ex banquero central Lucas Papademos, dijo que con el nuevo acuerdo la deuda nacional será "totalmente sostenible".

El acuerdo incluye disposiciones para que bancos y otros acreedores privados con bonos griegos perdonen 50% de la deuda de 100.000 millones de euros, con lo cual ésta se reduciría del actual 161,7% del PIB al 120% para el 2012.

El país ha estado sobreviviendo gracias a los rescates internacionales desde mayo del año pasado, los cuales aceptó a cambio de severas medidas de austeridad, incluyendo recortes de salarios y pensiones y aumentos de impuestos.

Pero las medidas han llevado a una profunda recesión, y se proyecta que la economía va a contraerse por 5,5% del PIB este año, y 2,8% el año próximo. El desempleo está creciendo, y se pronostica que la tasa llegará a 15,4% este año y 17,1% en el 2012.

Papademos encabeza un gobierno de coalición después de unas arduas negociaciones para dividir el poder. El gobierno, que se espera sólo dure hasta las elecciones de febrero, se ganó esta semana un voto de confianza con un mandato para salvar a Grecia de la bancarrota.