Los jugadores y los dueños de equipos del béisbol de Grandes Ligas lograron un acuerdo verbal preliminar para firmar un nuevo convenio laboral por cinco años, dijo a la AP una persona con conocimiento de las negociaciones.

La persona, que habló bajo la condición de permanecer en el anonimato porque todavía no se redacta el contrato, indicó que el convenio podría ser firmado la próxima semana.

Indicó que los negociadores lograron un pacto cuando se reunieron el jueves por la noche en el hotel InterContinental O'Hare en Rosemont, Illinois.

La persona dijo el viernes que esperan firmar un preacuerdo para anunciar el pacto el lunes o martes. El último tema que acordó fue el impuesto que tienen que pagar los equipos que más gastan dinero.

El convenio, el primero del sindicato de peloteros desde que Michael Weiner sucedió a Donald Fehr en el liderato del organismo, reemplazaría el que expira el 11 de diciembre, y le daría al béisbol 21 años de paz laboral desde su huelga de 1994-95.

Según el nuevo convenio, habrá nuevas restricciones a la cantidad de dinero que los equipos pueden gastar cada año para contratar a jugadores del draft, y los clubes que superen la cifra serán castigados con una especie de impuesto.

Además, habrá restricciones a la cantidad de dinero que los equipos pueden gastar para contratar a agentes libres de países como República Dominicana, Venezuela y Cuba, y se creará un comité para evaluar el sistema de fichajes internacionales.

Los negociadores también trabajaron para reducir el porcentaje de agentes libres de Grandes Ligas que requieren el máximo nivel de compensación en selecciones del draft para los equipos que los pierden.