La secretaria de Estado española para Cambio Climático, Teresa Ribera, aseguró hoy a Efe que la Unión Europea (UE) está ante "una oportunidad única" por la predisposición de países emergentes, como China, "para encarar el cambio de modelo energético" mientras EEUU todavía no asume su "vulnerabilidad y dependencia" de los fósiles.

"Estoy convencida de que es la principal herramienta de presión externa que hay en este momento", afirmó la secretaria de Estado, que participó en Washington en una reunión preparatoria de la Conferencia sobre Cambio Climático de Durban (Sudáfrica) (28 de noviembre-9 de diciembre).

"La sociedad y la opinión política americanas están lejos de entender todavía que son vulnerables económicamente por su alta dependencia del petróleo, y tampoco entienden cómo eso les va a generar otro tipo de vulnerabilidades económicas, sociales y ambientales en el medio plazo", agregó.

A su juicio, ante semejante situación, la mejor actuación que puede tomar al respecto la UE, líder en avances energéticos limpios, es "ayudar a que se dé ese cambio aprovechando que hay quienes sí han entendido que su gran apuesta de desarrollo económico y desarrollo social viene por ahí".

"Si la UE cuenta con un conocimiento y unos avances que están por encima de otros muchos países y hay otros muchos países que tienen intención de evolucionar en esa otra dirección, me parece que existe una gran oportunidad para fomentar las relaciones políticas, económicas y comerciales", subrayó la secretaria de Estado.

Ribera consideró que EEUU va al encuentro "con el objetivo de cumplir sus deberes en la aplicación de los acuerdos de Cancún (2010), y entienden que eso ya es suficientemente complejo".

A su juicio, EEUU no abordará los dos grandes asuntos que no quedaron resueltas en la cumbre mexicana del pasado año: cómo lograr el objetivo planteado por las Naciones Unidas de no incrementar la temperatura del planeta en más de dos grados centígrados teniendo en cuenta las aportaciones internacionales, y la evolución jurídica del sistema de protección del clima a nivel global.

"Es una decisión complicada para EEUU porque avanzar en ese proceso evolutivo de legalidad internacional no es fácil para ellos, pero es importante que den una señal clara en esa dirección, para evitar que los emergentes se escuden en EEUU", apuntó la responsable española.

Ribera se mostró optimista en cuanto a los objetivos marcados para la reunión sudafricana, ya que en su opinión "EEUU ha dado muestras de flexibilidad y entiende que hay que construir esa evolución en el proceso, dentro de los márgenes en que se puedan mover", por lo que "hay espacio para pensar que podremos tener éxito en Durban".

"La reunión de Durban será exitosa si por exitosa entendemos que su objetivo fundamental es desarrollar y ejecutar las acciones de Cancún, por un lado, y si mantiene en marcha la maquinaria de creación de un modelo distinto, por otro", explicó.

Ribera argumentó que no cabe esperar sorpresas en términos de compromisos altos en cuanto a reducción de emisiones de CO2, ni de un desembolso económico inesperado por parte del mundo industrializado debido a la tensión actual de los países por la crisis financiera y económica.

"La tensión política en los países en este momento hace que sea difícil esperar que estén a la altura de las circunstancias en términos de aportación, y parecen haber olvidado la incidencia tan brutal que tiene en los problemas locales inmediatos retrasar decisiones clave en el medio plazo", arguyó.