La mayor formación opositora birmana, la Liga Nacional por la Democracia que lidera la nobel de la paz, Aung San Suu Kyi, decidió hoy pedir su legalización para regresar a la política tras más de dos décadas de persecución gubernamental.

Esta decisión fue adoptada en la reunión celebrada en Rangún por el comité central del partido a raíz de que el nuevo Gobierno de Birmania (Myanmar), formado por exgenerales del anterior régimen militar, retirara las restricciones legales que impedían sus actividades políticas.

"LA LND ha decidido inscribirse de nuevo como partido y pugnar en las próximas elecciones por 48 escaños vacantes", anunció Suu Kyi, en una nota a la prensa, al final de la votación realizada durante la reunión.