El Parlamento venezolano equiparó hoy a los médicos comunitarios con sus colegas de formación clásica y además anuló la obligatoriedad de unos y otros de colegiarse para poder ejercer la profesión.

La mayoría de la Asamblea Nacional (AN, unicameral) afín al Gobierno del presidente, Hugo Chávez, aprobó la reforma a la Ley de Ejercicio de la Medicina, que principalmente equiparó a los galenos "en todos los niveles de la atención sanitaria".

La reforma fue aprobada dos semanas después de que los 8.250 estudiantes de la primera generación de médicos comunitarios que se graduarán en diciembre próximo marcharan en Caracas en repudio a quienes cuestionan su formación.

Las autoridades de las universidades tradicionales y los gremios médicos cuestionan la formación de estos jóvenes y la de los otros 26.000 que cursan esos estudios desde 2007 en seis universidades creadas durante la gestión de Chávez.

"Los Colegios Médicos están chantajeando con no colegiar a los médicos integrales comunitarios", sostuvo el diputado Robert Serra al explicar el apoyo a la reforma del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y de su aliado el Partido Comunista, según informó la Agencia Venezolana de Noticias.

El diputado comunista Óscar Figuera reivindicó que "para ejercer cualquier profesión universitaria, lo único que requieren los profesionales es el título universitario".

El presidente de la Comisión Permanente de Desarrollo Social Integral, el diputado del PSUV Oswaldo Vera, reveló a su vez que fueron los mismos estudiantes quienes demandaron a la AN la libre asociación.

Los diputados de la minoría opositora al Gobierno reiteraron las opiniones de los gremios de que los médicos integrales comunitarios no están capacitados y por lo mismo votaron en contra de la reforma.

El diputado y médico cirujano William Barrientos dijo a Efe tras la votación que los diputados de oposición no tienen "nada en contra de estos jóvenes, pero son accesorios", ya que "no están formados para ejercer la función clínica, para atender una emergencia o atender especialidades".

La formación de estos médicos comunitarios "no ha sido aprobado ni por las academias de la medicina ni por las cátedras de ninguna de las facultades de las universidades autónomas, donde se desarrolla la medicina científica y clínica".

Por ello, "es una marcada irresponsabilidad ponerlos al frente de los centros médicos de salud", remarcó el legislador y galeno antichavista.

Durante la marcha del pasado 5 de noviembre, la ministra de Educación Universitaria, Yadira Córdova, llamó a esos estudiantes a no avergonzarse de su formación y les aseguró que, incluso, están mejor preparados que los jóvenes de las universidades tradicionales.