Durante un día de malas condiciones climáticas, Estados Unidos se mantuvo en control el sábado en la Copa Presidentes.

Tiger Woods finalmente ganó un punto el sábado por la mañana, pero luego no logró convertir un putt por la tarde. Bubba Watson y Webb Simpson finalmente perdieron un duelo. Y las temperaturas ascendieron en el Royal Melbourne mientras ambos equipos batallaron con las difíciles condiciones climáticas.

Al final, Jim Furyk fue el único jugador en ganar sus cuatro duelos al hacer equipo con Nick Watney para vencer a Adam Scott y Ernie Els. El resultado dio a los estadounidenses una ventaja de 13-9 sobre los Internacionales mientras se preparan para los 12 duelos individuales del domingo.

Ningún equipo ha remontado de esa desventaja para ganar la copa.

Con momentos de lluvia fuerte y el estrépito de los truenos a la distancia, dos de las parejas estadounidenses mantuvieron marchas perfectas en los encuentros de cuartetos a golpes alternados mientras Estados Unidos se colocaba arriba 11-6 en total.

Los greens del campo Royal Melbourne estaban más suaves y propicios para los birdies que el viernes, cuando un campo áspero y rápido llevó a varios bogeys y algunos registros aún peores.

En el último enfrentamiento, Phil Mickelson convirtió un putt de 17 metros (50 pies) para birdie en el hoyo 17 y venció con Jim Furyk por 2 y 1 a Aaron Baddeley y Jason Day. Mickelson y Furyk tienen marca de 3-0 en el torneo en Royal Melbourne.

En el primer partido, Bubba Watson y Webb Simpson también mantuvieron su invicto al vencer por 3 y 2 a los Internacionales Robert Allenby y Geoff Ogilvy.

Woods, de nuevo en pareja con Dustin Johnson, definió la victoria por 3 y 2 sobre Adam Scott y K.J. Choi con un putt de casi siete metros (20 pies) para birdie.

Fue una pequeña revancha tras perder el jueves contra esa pareja, que incluía a su ex caddie Steve Williams, hoy con Scott.

Además, los estadounidenses Hunter Mahan y David Toms vencieron por 5 y 4 a Retief Goosen y Charl Schwartzel.

La única victoria internacional fue de Ernie Els y Ryo Ishikawa, por un hoyo sobre Bill Haas y Matt Kuchar.