El Departamento de Justicia de Estados Unidos amplió el jueves una investigación sobre el transporte marítimo en Puerto Rico y anunció una multa de 14,2 millones de dólares para una empresa con sede en Florida y cargos penales contra su ex presidente.

La empresa Sea Star Line LLC aceptó la multa y declararse culpable de un delito de conspiración para fijar precios en el transporte marítimo de carga dentro y fuera de la isla, informó el Departamento a través de un comunicado.

Un gran jurado federal en San Juan acusó al ex presidente de la empresa y jefe de operaciones Frank Peake de conspirar para fijar precios en rutas de Puerto Rico desde finales de 2005 a abril de 2008. Peake, residente de Nueva Jersey, ahora trabaja en una empresa afiliada con Sea Star.

Sea Star, con sede en Jacksonville, Florida, emitió un comunicado donde se disculpa con sus clientes y destaca que el acuerdo impide que el Departamento de Justicia presente cargos criminales contra sus empresas matrices, Saltchuk Resources Inc. y American Shipping Group Inc.

Los empleados de Sea Star participaron en el esquema de fijación de precios a pesar de que las políticas de la empresa lo impiden y la capacitación está diseñada para asegurar que se cumpla con la ley, pero la compañía es responsable por la conducta bajo la ley de competitividad, dijo Anthony Chiarello, presidente de American Shipping Group Inc.

"Extendemos nuestras sinceras disculpas a todos nuestros leales agentes aduanales y clientes que fueron afectados por esta conducta", dijo Chiarello en un comunicado. "Esto es contrario a todo lo que defiende Sea Star y no será tolerado en el futuro".