Un grupo de atletas de Estados Unidos recibió el permiso de su Gobierno para viajar a Cuba y participar el domingo en la edición XXV del maratón de La Habana 'Marabana', que no contaba con corredores norteamericanos desde 2003.

El director general del Proyecto Marabana, Carlos Gattorno, informó hoy de que la edición de 2011 tendrá una "representación considerable" de estadounidenses que recibieron el permiso del Departamento del Tesoro para poder viajar a Cuba.

Gattorno precisó que desde el 2003 las autoridades de Estados Unidos vetaban la posible presencia de maratonistas de ese país en el evento cubano.

El Gobierno de Barack Obama anunció en enero pasado una nueva flexibilización de las normas sobre los viajes a Cuba desde Estados Unidos para algunos grupos como estudiantes, académicos, periodistas o miembros de organizaciones religiosas con el objetivo de aumentar los contactos "entre los pueblos" y apoyar a la sociedad civil cubana.

La medida ha facilitado los viajes de intercambio entre ambos países y tuvo como antecedente la decisión de Obama en abril de 2009 de "relajar" la prohibición de los viajes a la isla para los cubanoestadounidenses.

El próximo domingo se espera que el 'Marabana' reúna a más de 3.000 participantes de unos 60 países, que además de Estados Unidos incluyen a Italia, Alemania, Francia, España, República Dominicana, México y Puerto Rico.

La carrera cubana se realiza anualmente en las distancias de 10, 15, 21 kilómetros y maratón (42 kilómetros y 195 metros).