Las mariposas, protagonistas de cuentos y hasta llamadas "ángeles de niños", comparten espacio con bichos tétricos vivos y otros hechos con material reciclado en una muestra inaugurada hoy en Quito sobre insectos "más hermosos y menos temibles" de lo imaginado.

La exhibición, en el Jardín Botánico de Quito, permite al visitante apreciar en un invernadero el vuelo de unas 300 mariposas, y en terrarios en un salón cubierto ver varias especies de especímenes vivos menos populares.

Ejemplares disecados de 40 especies de insectos están esparcidos a lo largo del jardín botánico, colocados en pequeñísimas urnas con información sobre ellos, pero con réplicas de los mismos trepadas en árboles y hechas de material reciclado.

Dependiendo del ojo que los mire, unos pueden ser muy, muy feos, otros algo agraciados, aunque los hay también hermosos y coloridos, pero en definitiva, todos los bichos y mariposas que se exhiben en la exposición forman parte fundamental de la cadena de vida.

Así lo aseguró a Efe Carolina Jijón, directora ejecutiva del Jardín Botánico, para quien "Ecuador en sí es un jardín de mariposas".

De las 17.000 especies catalogadas en el mundo, Ecuador alberga 3.000, de las cuales unas 200 son endémicas, explicó.

"Casi un cuarto de la diversidad mundial de mariposas está en nuestro pequeño y gran país", indicó al recordar que los insectos son el grupo "más importante de la fauna del mundo. Se dice que existen 1,5 millones de especies y falta muchísimo por descubrirse".

"En la América antigua, ellas (las mariposas) eran símbolo del amor, diosas de las flores. Se creía que eran angelitos de niños o almas de guerreros que habían caído en combate, que regresaban a la tierra para embellecerla. Se les decía también que son hijas del sol", recordó Jijón.

Mitologías aparte, las mariposas son un grupo "importantísimo" en la cadena de vida sobre la tierra, insistió, en medio de la exhibición de insectos de las provincias andinas de Carchi, Imbabura y Pichincha.

Jijón dijo que cuando se escucha la palabra insectos, la gente generalmente los asocia con bichos que pican, molestan, comen cultivos, pero "no es así", pues -argumentó- "cumplen roles fundamentales en la naturaleza" y destacó que "sin insectos no habría plantas en el planeta".

"Lamentablemente es el grupo que más se está extinguiendo en el planeta, ya sea por el cambio climático, la expansión de la frontera agrícola, por el uso indiscriminado de pesticidas", dijo, por lo que considera importante aprender a apreciarlos "antes de que desaparezcan" y reconocer su importancia en el equilibrio del ecosistema.

Si se extinguen las mariposas, también se irían una serie de plantas que dependen de ellas para su polinización.

Jijón apuntó que ciertas especies de orquídeas en Ecuador "han desaparecido por falta de sus polinizadores", afectados por el uso indiscriminado de pesticidas.

El avance de los monocultivos ha provocado también un "'boom' de reproducción" en ciertas poblaciones de insectos, que se han convertido en una plaga para las plantaciones.

La vicealcaldesa de Quito, Mariasol Corral, opinó que la exhibición es un "mensaje de alerta", pues hoy en día el medioambiente "sufre un caos a consecuencia del cambio climático", y llamó a sembrar en los niños el "amor, cuidado y conciencia por la naturaleza".

Se lamentó de que los menores de entre 12 y 14 años que no han estado en contacto con la naturaleza "su animalito favorito es el ipad y el ipod", por lo que pidió volver la mirada al medioambiente y reconocer la importancia de todos sus elementos, por pequeños que sean. EFE

sm/cma/ap