La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) comenzó el jueves a debatir su primer plan de lucha contra el tráfico de drogas lejos de la influencia de Estados Unidos.

En la primera reunión de trabajo del Consejo sobre el Problema Mundial de Drogas de Unasur, que concluirá el viernes, funcionarios de todos los países del bloque menos Surinam analizarán la reducción de la oferta y demanda de drogas, el desarrollo de cultivos alternativos para sustituir los cocales y el control del lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Durante una breve presentación, la delegación de Ecuador sostuvo que el desafío es "reducir la dependencia de fuentes externas para que dentro de la región se puedan impulsar mecanismos" de apoyo recíproco.

Para la delegación colombiana el reto de Unasur es "construir una identidad sudamericana para combatir el flagelo de las drogas fortaleciendo capacidades institucionales", mientras que Perú propuso un observatorio regional.

Por su parte, el ministro de gobierno boliviano, Wilfredo Chávez, dijo que debe ser Unasur y no Estados Unidos el que certifique la lucha contra el narcotráfico.

"Para problemas regionales necesitamos propuestas regionales", coincidió el embajador brasileño Marcel Biato.

La embajada brasileña en La Paz había anunciado que el jueves se firmaría un convenio entre Bolivia, Brasil y Estados Unidos, en el marco de la reunión regional, que permitiría a estos últimos países cooperar con el gobierno boliviano en el monitoreo de cultivos excedentes de coca. Pero a última hora se aplazó la firma para el viernes.

"No hay ningún desencuentro ni nada, es mejor hacerlo en un lugar que tenga su propia dinámica y su espacio y no en el ámbito de Unasur", explicó a la prensa el vicecanciller boliviano Juan Carlos Alurralde.

La firma de ese acuerdo fue aplazada varias veces, entre otras razones porque el gobierno del presidente Evo Morales pedía que primero se firmara un convenio marco sobre las relaciones diplomáticas con Washington interrumpidas tres años atrás luego de la expulsión de su embajador en La Paz por supuesta injerencia en asuntos internos. Ese convenio fue suscrito diez días atrás en Washington.

El representante de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), César Guedes, dijo que el continente ha pasado a convertirse en los últimos años en un mercado emergente de consumo de drogas.

Colombia, Perú y Bolivia son principales productores de coca y cocaína del mundo.

La Unasur está integrada por Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay, Venezuela.