Las autoridades de EE.UU. han afrontado grandes dificultades para la contratación de ingenieros y demás personal técnico para ayudar en las tareas de reconstrucción de Haití tras el terremoto de 2010, según un informe divulgado hoy por la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO).

El informe de 58 páginas, enviado este miércoles al Congreso, señala que la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), principal agencia a cargo de los esfuerzos de reconstrucción en Haití, ha tenido que demorar varios proyectos de infraestructura en los sectores de vivienda, puertos y energía debido a problemas de personal técnico.

La agencia tuvo dificultades para la contratación de personal técnico que no sólo estuviera dispuesto a vivir y trabajar en Haití sino que también contara con "la experiencia necesaria para planear y ejecutar grandes y complejos proyectos de infraestructura", dijo la GAO.

Esas dificultades han contribuido a que, hasta la fecha, "sólo unos pocos contratos se hayan otorgado" para echar a andar esos proyectos, señaló el informe.

"Aunque la USAID ha tomado medidas en torno al futuro de la infraestructura financiada por EE.UU. a largo plazo, no está claro en estos momentos si esos proyectos serán sostenibles en última instancia", advirtió la GAO.

Las trabas para conseguir títulos de propiedades y la escasez de tiempo para realizar evaluaciones del medio ambiente también han contribuido a las demoras en las tareas de construcción, tanto que algunos proyectos "aún no tienen fecha de inicio", agregó.

Además, las debilidades económicas e institucionales del Gobierno haitiano "están complicando los esfuerzos de EE.UU. y podrían afectar el futuro de esta asistencia".

"Se desconoce la voluntad política del recién formado Gobierno para aplicar las reformas y emprender los esfuerzos de sostenibilidad" en ese país, dijo el informe.

El terremoto del 12 de enero de 2010, de una magnitud de siete en la escala Richter, dejó alrededor de 230.000 muertos y 300.000 heridos, dos millones de desplazados internos, y daños por casi 8.000 millones de dólares, según USAID.

En respuesta al terremoto, el Congreso de EE.UU. entregó más de 1.140 millones de dólares para la reconstrucción de Haití, hasta finales del año fiscal 2012. Del total, cerca de 918 millones de dólares fueron canalizados a través de USAID y el Departamento de Estado.

Haití es el país más pobre del continente americano y donde más del 75 % de la población subsiste con menos de dos dólares al día, mientras que la tasa de desempleo oscila entre el 60 % y 70 %, indicó el informe de la GAO.

Aunque la ayuda de EE.UU. continuará "durante muchos años", es necesario que USAID "haga lo posible para equiparar el personal a las demandas de la misión", de tal manera que los fondos para la reconstrucción se utilicen de forma "eficiente" y dentro de un cronograma "que responda a las necesidades apremiantes del país", concluyó la GAO.