Los republicanos y demócratas que integran la supercomisión del Congreso para la reducción del déficit fiscal reanudaron sus reuniones directas tras más de una semana de críticas mutuas y estancamiento.

El panel de 12 miembros rengueaba mientras se acerca el plazo del Día de Acción de Gracias — el jueves 24 — sin prueba tangible de un progreso potencial hacia un plan que reduzca el déficit presupuestario, incluso tras la reunión del jueves por la noche de varios de sus integrantes con el propósito de salvar las conversaciones mientras se agota el tiempo.

Entre quienes se reunieron figuró un grupo importante de legisladores, como los senadores demócratas John Kerry y Max Baucus, así como el republicano Rob Portman y el representante demócrata Chris Van Hollen.

La comisión especial para la reducción del déficit fue establecida de acuerdo con un pacto sobre presupuesto y deuda concertado en el tercer trimestre por el presidente Barack Obama y el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

La comisión recibió facultades extraordinarias para que acuerde reducciones al déficit de por lo menos 1,2 billones de dólares durante la próxima década, a fin tratar de obtener los votos necesarios ambas cámaras del Congreso.

Las acostumbradas diferencias entre los legisladores en torno a aumentos en los impuestos y reducciones a los programas sociales continuaron paralizando al panel, sin que ninguna de las partes se muestre optimista.

"En realidad nunca han presentado algún documento sobre la mesa", dijo Boehner en alusión a los demócratas. "Es muy frustrante".

La senadora demócrata Patty Murray, quien copreside la comisión, reviró contra Bohener.

"Creo que hemos abierto una puerta a las negociaciones en estas últimas horas. Si ellos (los republicanos) logran ponerse de acuerdo en torno a los ingresos... podremos avanzar", dijo la legisladora a la prensa.

Salvo un acuerdo para reducir el déficit en al menos 1,2 billones de dólares durante una década, entonces entrarán automáticamente en vigencia en 2013 los recortes al gasto por esa cantidad.

Los legisladores de ambos partidos, en especial quienes abogan más por los gastos para la defensa, afirman que desean evitar que se llegue a esta situación.