Un hombre se prendió fuego el mes pasado por una disputa judicial en un raro caso de protestas como esta en la plaza Tiananmen, el centro políticamente sensible de la capital china, confirmó el jueves la policía en Beijing.

La policía informó que oficiales en el lugar rápidamente extinguieron el fuego y el hombre de 42 años de edad, de nombre Wang, sobrevivió al que se cree es el primer intento de inmolación en cinco años en el lugar donde ocurrieron las protestas a favor de la democracia en 1989.

El incidente fue reportado primero por el diario británico Daily Telegraph, hace tres semanas. Desde entonces no había habido reportes sobre el tema en la prensa en China.

Las inmolaciones ocurren ocasionalmente en este país como un último recurso de la gente que está indignada porque el gobierno no escucha sus quejas. A comienzos de noviembre, una mujer de 81 años murió después de prenderse fuego en su habitación porque las autoridades locales en la provincia de Henan trataban de derribar su casa.

Aunque no están relacionados, los incidentes de octubre y noviembre ocurren en medio de una serie de 11 inmolaciones en China en meses recientes que involucran a monjes que protestan por el régimen chino en el Tíbet.

En el caso de la plaza Tiananmen, en 2006 un empleado de la construcción se prendió fuego para exigir el pago de una deuda, pero las llamas fueron extendidas rápidamente. En 2003, un desempleado hizo lo mismo y dos semanas después otro hombre se inmoló para protestar por la demolición de su casa. Los tres fueron hospitalizados con heridas.

Pero en enero de 2001, cinco personas se prendieron fuego en un incidente que el gobierno atribuyó al movimiento espiritual prohibido Falun Gong. Dos personas murieron: una mujer y su hija de 12 años.